Turquía, restaurante sirio

Más de 73.000 extranjeros recibieron un permiso de trabajo en Turquía durante 2016

Sirios, georgianos, ucranianos, chinos y turcomanos encabezaron los permisos de trabajo concedidos durante el pasado año. Otras 12.883 solicitudes de extranjeros para trabajar en Turquía fueron rechazadas en 2016 por diversos motivos.

El Ministerio de Trabajo de Turquía concedió permisos de trabajo a 73,584 extranjeros a lo largo de 2016 de un total de 86.467 solicitantes, según datos difundidos por la agencia estatal de noticias Anatolia y dados a conocer este miércoles.

Como era previsible fueron los ciudadanos sirios los que encabezaron el número de permisos de trabajo concedidos por el ministerio a lo largo del pasado año, con un total de 13.298 autorizaciones; le siguieron los georgianos (7.635 permisos concedidos), los ucranianos (5.593), los chinos (4.395), los turcomanos (3.474), los kirguizos (3.049), los uzbekos (2.435), los hindúes (1.970), y los rusos (1.966).

A estos también les siguieron, con cifras menores, los británicos con 1.191 permisos de trabajo, los alemanes (1.165), los estadounidenses (1.134), los italianos (888) y los franceses (725). 

Del número total de extranjeros que fueron autorizados a trabajar en Turquía en 2016, 37.965 eran hombres y 35.619 eran mujeres. Las autoridades turcas rechazaron 2.483 solicitudes de permisos de trabajo por parte de extranjeros durante el año pasado, mientras que otras 9.432 fueron devueltas por diversas causas. Hay además otras 968 solicitudes sobre las que el Ministerio de Trabajo de Turquía está aún pendiente de emitir una resolución.

De acuerdo a los datos ministeriales citados por la agencia Anatolia, Turquía emitió 64.833 permisos de trabajo para extranjeros en 2015; esa cifra fue de 52.304 permisos en 2014, 45.834 en 2013, 32.277 en 2012, 17.467 en 2011, y 14.201 en el año 2010.

Unas cifras que se dan a conocer después de que el lunes el Instituto Estadístico Turco (TÜİK) anunciara que la tasa de desempleo en Turquía creció en octubre hasta alcanzar el 11,8% de la población activa, un 1,3% más que en octubre de 2015, marcando el paro así en el país euroasiático su mayor índice desde marzo de 2010.