»Los turcochipriotas han estado y seguirán estando en Chipre»

El presidente del parlamento turco, Mehmet Ali Şahin, respondió con dureza a las acusaciones hechas por su homólogo grecochipriota durante una conferencia en Suiza.

El presidente del parlamento turco, Mehmet Ali Şahin, respondió con dureza a las acusaciones hechas por su homólogo grecochipriota durante una conferencia en Suiza, donde acusó a Turquía de violaciones de derechos humanos y de ocupar la isla de Chipre.
 
Şahin, que asistía a una Conferencia Mundial de Presidentes de Parlamento que se celebra en la ciudad suiza de Ginebra, quiso responder durante su intervención a las acusaciones vertidas por Marios Garoyian, presidente del parlamento grecochipriota, quien no dudó en asegurar que Turquía había ocupado la isla de Chipre y cometido violaciones de derechos humanos contra sus habitantes griegos.
 
«Los turcochipriotas han estado y seguirán estando en la isla. La solución está en la aceptación de este hecho», dijo el presidente del parlamento turco durante su segunda intervención en la conferencia, al tiempo que acusó a Garoyian de tergiversar los hechos e interpretar el conflicto chipriota desde una única perspectiva, ignorando a los turcochipriotas que siglos viviendo en la isla.
Şahin señaló que la presencia militar turca en la isla está apoyada por los acuerdos internacionales firmados en 1960 entre Grecia, Turquía y Reino Unido (antiguo estado soberano en Chipre), y recordó que en esa época Chipre era un estado federal basado en dos comunidades -turcochipriota y grecochipriota- según los acuerdos firmados en Londres y Zurich.
 
El presidente de la Asamblea Nacional Turca recordó que los grecochipriotas quisieron acabar con la igualdad entre las dos comunidades de la isla con los sangrientos ataques contra la comunidad turca de la isla que tuvieron lugar en la Navidad de 1963, y añadió que los grecochipriotas intentaron apropiarse de toda la isla por segunda vez en 1974, cuando triunfó en Nicosia un golpe de estado de inspiración griega que pretendía anexionar la isla a Grecia.
 
En tales circunstancias -aseveró Şahin-, y ante la inacción de la comunidad internacional y del Reino Unido, Turquía no tuvo más remedio que valerse de su papel de estado garante que le otorgaban los acuerdos tripartitos, e intervenir militarmente en la isla para poner a salvo a la comunidad turcochipriota de los ataques de los grecochipriotas.
 
«El ejército turco ha sido el único factor disuasorio que ha podido poner fin a las repetidas tragedias en la isla desde 1974. La paz ha prevalecido en la isla durante 36 años. Siempre hemos apoyado una solución justa, duradera y total (para Chipre), basada en la igualdad política y en una sociedad bi-comunal», dijo Şahin, añadiendo que con sus declaraciones, demostraba una vez más que el problema en Chipre no eran los turcochipriotas (que aprobaron en referémdum el plan de 2004 para reunificar la isla, rechazado por Nicosia), sino la falta de compromiso de los grecochipriotas con una solución justa que implicase a las dos comunidades de la isla.