Llamamiento histórico de Öcalan para que el PKK abandone la lucha armada

El líder del grupo armado expresó la voluntad de sustituir la vía de las armas “por la vía democrática”, según un mensaje transmitido por diputados del HDP tras una reunión con representantes del gobierno.

El líder histórico del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) hizo una declaración calificada de “histórica” en la que pide a la organización deponer las armas y sustituir la vía de la violencia por la “política democrática”, según el mensaje transmitido a un grupo de parlamentarios de la formación nacionalista kurda Partido Democrático de los Pueblos (HDP) que acudieron a visitarle el viernes a la isla-prisión de İmralı donde cumple cadena perpetua.

El anuncio fue hecho público durante una comparecencia de prensa que tuvo lugar el sábado tras una reunión que el vice primer ministro turco Yalçın Akdoğan y el ministro del interior Efkan Ala mantuvieron en la oficina del primer ministro en el Palacio Dolmabahçe de Estambul con la delegación del HDP que se reunió el día anterior con Öcalan, incluyendo el vice presidente del partido İdris Baluken y los diputados Sırrı Süreyya Önder y Pervin Buldan, y en la que ambas partes coincidieron en que Turquía está más cerca que nunca de poner fin a un conflicto que ha dejado cerca de 40.000 muertos a lo largo de las últimas tres décadas.

Esta es una declaración histórica acerca de la voluntad de sustituir la lucha armada por la vía democrática”, declaró Önder leyendo a los periodistas el mensaje transmitido por Öcalan, donde éste invitaba además al PKK a celebrar un congreso en primavera que fije una posición común y una hoja de ruta para el abandono de las armas. “Pedimos a todas las fuerzas pro-democráticas y a quienes apoyan la paz, que respalden el debate democrático sobre el proceso de reconciliación en Turquía”, añadió el diputado del HDP leyendo el comunicado de Öcalan.

Por su parte el vice primer ministro turco coincidió con la delegación de diputados kurdos en señalar que el “proceso de solución” –como se denomina en Turquía a las negociaciones entre el ejecutivo y el PKK– se encuentra en una fase “seria” y muy importante. “Deponer las armas contribuirá a desarrollar aún más nuestra democracia”, declaró Akdoğan, añadiendo además que “una nueva constitución (para Turquía) es clave para resolver muchos problemas cruciales”.