Las lágrimas de un anciano que han conmovido a Turquía

Ali Meşe, un anciano de 83 años del pequeño pueblo de Ordular, en la provincia turca de Bolu, perdió el miércoles su casa en un incendio que él mismo provocó accidentalmente tratando de encender su estufa. Las lágrimas de Ali sujetando su pequeño gato junto a las ruinas de su casa han conmovido a sus vecinos y a todo el país: ya se ha puesto en marcha una campaña en Internet para ayudarle, y desde el gobierno ya han anunciado que le proporcionarán otra casa a Ali, su esposa y sus dos hijos.