La palabra turca »yakamoz» es la más bella del mundo, según una revista alemana

Una revista alemana organizó un particular concurso entre palabras de todo el mundo para elegir el vocablo más bello.

La redacción de la revista alemana Kulturaustausch (Cambio de Culturas) organizó un particular concurso entre palabras de todo el mundo para elegir el vocablo más bello. Con criterios más bien arbitrarios se impuso la palabra turca «yakamoz» como la más bella del mundo: un vocablo que no significa ni más ni menos que «el reflejo de la luna sobre el agua».

Ocho palabras en español se necesitan para equiparar el significado de la expresión turca, que sin dudas, a los ojos latinos, tiene un poder de síntesis intrínseco y poderoso.

La competencia no fue sencilla. Participaron centenares de términos provenientes de 58 países diferentes enviados por lectores de los cinco continentes. «Yakamoz» quedó arriba y postergó al segundo lugar al sintagma chino «hu lu», (un ronquido armónico). La lengua de la etnia africana Baganda también aportó una candidata entre las finalistas. Se trata de «volongato» (caótico).

El alfabeto noruego participó con «Oppholdsvaer» (la luz del día después de la lluvia). Otro de los candidatos que quedaron cerca de coronarse fue la voz de la etnia africana de los Hausa «Madala» (gracias a Dios) y la universalmente célebre voz brasileña «saudade» (nostalgia).

No hubo términos en español entre los primeros puestos del curioso ranking. Sin embargo, lectores argentinos de la revista alemana propusieron, acaso por su sonoridad, el término «caracol».

«Yakamoz», la ganadora, tiene además múltiples acepciones y quizás sea esto lo que volcó a los jurados a decidirse por el vocablo turco. Se refiere, además del significado expuesto, a «microorganismos capaces de formarse debajo del agua muy particulares y exclusivos del estrecho de Bósforo».

Es posible que el concurso sobre la palabra más bella del mundo se repita el año próximo. La lectora que propuso el término, la turca Rana Aydin, que reside en Bélgica, reiteró en los últimos días el insólito reconocimiento. «Simplemente es bello cómo se comprime en una sola palabra todo aquello que significa la palabra turca yakamoz«, reflexionó.