Israel intensifica la colonización de Cisjordania

Israel reaccionó a la muerte de 5 miembros de una familia de colonos judíos en Cisjordania anunciando que autorizará la construcción de cientos de viviendas más en Palestina.

Israel reaccionó a la muerte de cinco miembros de una familia de colonos judíos en el norte de Cisjordania anunciando el domingo que autorizará la construcción de cientos de viviendas más en los territorios palestinos ocupados, despertando las críticas de la Autoridad Nacional Palestina.

Cerca de 20.000 personas participaron el domingo en los funerales que se celebraron en el cementerio judío Givat Shaul de Jerusalén por la pareja de colonos y sus tres hijos, apuñalados el viernes por la noche durante un ataque perpetrado por desconocidos en la colonia de Itamar, situada junto a Naplusa, en pleno territorio de Cisjordania.

Aunque los autores no han sido identificados aún y el acto no ha sido reivindicado por ningún grupo, el gobierno israelí se ha apresurado a culpar a los palestinos de los asesinatos y ha reaccionado autorizando la construcción de cientos de nuevas viviendas en los territorios ocupados. «Nuestra venganza será construir en nuestra tierra, más y mas», aseguró en el funeral el presidente de la Knesset (Parlamento), Reuven Rivlin, del partido conservador Likud.

«La comisión ministerial encargada de los asentamientos decidió… la construcción de varios cientos de unidades de viviendas en Gush Etzion, Maale Adumim, Ariel y Kyriat Sefer», anunció ayer domingo en un comunicado la oficina del primer ministro israelí. Esas cuatro colonias se encuentran entre las más pobladas de Cisjordania, y forman parte de lo que los responsables israelíes llaman «bloques de asentamientos», que según afirma Israel deben ser incluídos ineludiblemente como parte del territorio israelí en cualquier negociación con los palestinos.

La Autoridad Nacional Palestina declaró su firme oposición a la medida anunciada por el gobierno hebreo, que no hace sino echar más tierra sobre el fenestrado proceso de paz entre palestinos e israelíes. «La Autoridad Palestina condena enérgicamente la decisión del gobierno israelí de acelerar la construcción de viviendas en las colonias», declaró a la prensa Saeb Erakat, responsable palestino de las negociaciones.

Paradójicamente, las autoridades israelíes alertaron a las fuerzas policiales para que se mantuvieran vigilantes por temor a represalias contra los palestinos por parte de fanáticos judíos. De hecho, una docena de extremistas se concentraron en una carretera próxima a Naplusa y arrojaron piedras contra los coches que pasaban con palestinos en su interior. El sábado por la noche, otro grupo de colonos enfurecidos atacó el poblado palestino de Burin, cerca de Naplusa, y arrojó y prendió fuego a una vivienda palestina. También se registraron otros sucesos violentos cerca de la ciudad palestina de Hebrón.

Pese a los llamamientos a la calma por parte del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y a que el primer ministro palestino Salam Fayyad condenó «clara y enérgicamente» el asesinato de la familia de colonos, hace varios días que reina una gran tensión entre los campesinos palestinos y los colonos judíos extremistas en esa región agrícola del norte de Cisjordania.