Investigan a un juez y un fiscal por dormirse durante un juicio en Turquía

Las imágenes de ambos durmiendo durante la sesión del juicio por la muerte en Ankara de una víctima de las protestas del Gezi Park han sido difundidas en las redes sociales, sembrando la indignación entre la opinión pública.

La Junta Suprema de Jueces y Fiscales de Turquía (HSYK) está estudiando abrir una investigación contra un juez y un fiscal que supuestamente llegaron a dormirse durante una sesión del juicio por la muerte de un manifestante durante las protestas del Gezi Park en Ankara, y cuyas fotos se han convertido en todo un fenómeno en las redes sociales del país.

Las imágenes, difundidas masivamente por los internautas en redes sociales como Twitter o Facebook y que han despertado una gran indignación entre la opinión pública turca, muestran al juez Cevdet Bak y al fiscal Mustafa Şahin supuestamente tomando una «siesta» durante la audiencia por la muerte de Ethem Sarısülük, fallecido este verano de un disparo de la policía durante las protestas de Gezi en la capital turca. Ambos habrían sido fotografiados durmiendo mientras uno de los abogados de la familia de Sarısülük hablaba ante el tribunal.

La tercera sesión del juicio sobre la muerte de Sarısülük se inició el lunes en la 6ª Corte Suprema Criminal de Ankara, siendo posteriormente trasladado a un tribunal superior tras las alegaciones presentadas por los abogados de la víctima sobre la imparcialidad de los magistrados a raíz de las imágenes difundidas.

El juez Cevdet Bak por su parte negó posteriormente las acusaciones de haberse quedado dormido, asegurando que tenía un problema en los ojos y que simplemente estaba recostado para «descansar la vista», según informó la prensa turca. Esta sería la defensa que habría presentado además ante la HSYK, que ha recopilado todas las fotos que circulan por internet como prueba y ha pedido que se le remita cualquier imagen tomada durante la sesión del lunes en la 6ª Corte Suprema Criminal de Ankara para analizar todas las evidencias.

Si la HSYK decide finalmente tomar en consideración las denuncias y abrir una investigación por lo ocurrido, sería la primera vez en la historia de Turquía que un fiscal o un juez son investigados por quedarse dormidos durante el desempeño de su labor.