Indignación tras la confesión del escritor Emrah Serbes

Las redes sociales de Turquía se llenaron de mensajes de indignación tras la muerte de Nilgün Özçelik, la tercera de las víctimas de un accidente de tráfico ocurrido el 22 de septiembre en el que un coche embistió contra un vehículo en el que viajaban también el marido y la hija de Özçelik, que fallecieron en el acto. Aunque en un principio Emrah Serbes, un escritor y guionista de series turcas aficionado a la bebida, señaló a su acompañante como el conductor del coche que causó el siniestro, una semana más tarde confesó que era él el que conducía, negándolo probablemente por estar borracho.