Estambul se prepara para la llegada de una ola de frío y nieve

A la caída brusca de las temperaturas de hoy se sumará a partir de mañana por la noche la llegada de nieve acompañada de viento y máximas apenas por encima de los cero grados.

Los primeros copos de nieve caídos hoy en las partes más elevadas de Estambul no son sino el primer aviso de una ola de frío y nieve que barrerá Turquía a partir del fin de semana, y que dejará temperaturas máximas apenas por encima de los cero grados y fuertes nevadas, advierten los meteorólogos.

Según el Servicio Estatal de Meteorología de Turquía (TSMS), las temperaturas comenzarán a desplomarse a partir de hoy en Estambul y no superarán los 3 ºC de máxima durante el fin de semana, cayendo incluso por debajo de los cero grados durante los siguientes días; a partir de la noche del sábado y durante los días de la semana próxima, la ciudad sucumbirá bajo severas condiciones invernales.

De esta forma, la fuerte caída en las temperaturas que sufrió hoy la ciudad se acentuará en los próximos días, y tras más de una semana sin precipitaciones la nieve hará acto de presencia de forma abundante a partir del domingo y durante al menos los siguientes cinco días, según las previsiones. Estas nevadas estarán acompañadas además por fuertes vientos que llegarán a superar los 60 kilómetros por hora durante los próximos días.

Por todo ello, las autoridades de Estambul han hecho llamamientos a los conductores para que no usen los coches a menos que sea necesario, y han pedido colaboración ciudadana para proporcionar refugio contra el frío a cualquier persona sin techo que vean en la calle. Además el Centro de Coordinación de Desastres (AKOM) desplegará 1.351 vehículos y más de 7.000 efectivos para despejar las calles y carreteras, especialmente ante el riesgo de hielo.

No sólo Estambul, sino casi toda Turquía -salvo la región mediterránea del sur- sufrirá mal tiempo debido a la llegada de un frente frío procedente de Rusia, y que dejará abundantes precipitaciones de lluvia, frío y nieve en gran parte del país. Los expertos advierten además que existe la posibilidad de que este invierno en Turquía sea tan duro como el que se vivió en los años 1985, 1987, 2002 o en 2004: en este último, en ciertas zonas de Estambul como Ümraniye la nieve superó el metro de espesor.