Escándalo tras la restauración de unos mosaicos en un museo de Hatay

Medios de comunicación y redes sociales de Turquía se han hecho eco de la “chapucera” restauración de varios mosaicos romanos del museo de Hatay, comparándolo con el caso del “Ecce Homo de Borja” en España.

Los medios de comunicación turcos se han hecho eco en los últimos días de un escándalo surgido a raíz de una fallida restauración de unos valiosos mosaicos romanos en un museo de la provincia de Hatay, al sur del país, calificada de “chapuza” después de que varios de ellos aparecieran en las fotografías totalmente diferentes respecto de los originales.

El escándalo salió a la luz después de que Mehmet Daşkapan, un artesano local, llamara la atención sobre el problema en un diario local, que informó que al menos una decena de mosaicos del Museo Arqueológico de Hatay –inaugurado en 2014 y que alberga la segunda mayor colección de mosaicos romanos del mundo, traídos de varios lugares de Turquía- habían resultado seriamente dañados durante los trabajos de restauración a los que fueron sometidos durante su traslado a las nuevas dependencias.

Daşkapan habría contado a un periódico de la ciudad de Antakya que había observado “graves errores en la restauración” de una decena de mosaicos, en los que las fotografías tomadas entre su aspecto actual y el original evidencian en algunos casos diferencias claras no sólo en los colores, sino también en la colocación de varias piezas, que parecen haber sido restauradas sin el debido cuidado.

“Valiosas piezas de la época romana han quedado estropeadas. Se han convertido en caricaturas de lo que eran. Algunas se encuentran especialmente en malas condiciones, y han perdido su valor y originalidad”, denunció Daşkapan. “El panel que yo vi no puede ser el mosaico original del siglo II; algunas de sus piedras ya no están, y otras están desplazadas, generando una imagen disonante”, dijo el artesano, añadiendo que algunos de los mosaicos afectados son famosos en todo el mundo.

El vice director del departamento de museos y patrimonio del Ministerio de Cultura de Turquía, Mustafa Bozdemir, informó tras la difusión del escándalo que ya se ha establecido una comisión de investigación para determinar si ha habido errores en la restauración. En el caso de que haya habido daños, éstos podrán ser reparados por “expertos y con ayuda de tecnología”, según indicó a la prensa el gobernador de Hatay, Ercan Topaca.

Por el momento ya se ha tomado la medida de suspender todos los trabajos, que estaban siendo desarrollados por una empresa privada especializada que, no obstante, ya tenía experiencia en este campo y había realizado otras restauraciones con éxito en el también famoso Museo de Zeugma de la provincia de Gaziantep.

La prensa turca ha comparado este caso con el incidente ocurrido en 2012 en España con el famoso Ecce Homo de Borja, cuando se encargó la restauración a una mujer de este pueblo de Zaragoza de un fresco del siglo XIX que mostraba la imagen de Jesús en una iglesia local, dejándolo totalmente irreconocible respecto de la obra original.

El ministro niega las informaciones

El ministro turco de cultura y turismo, Ömer Çelik, negó sin embargo el miércoles las informaciones aparecidas en la prensa del país sobre un posible daño a los mosaicos, acusando a los medios de recurrir al sensacionalismo.

«La historia publicada en el diario Hürriyet no tiene base científica y además va en contra de la ética periodística«, dijo Çelik en referencia a uno de los diarios de tirada nacional que difundió la noticia, añadiendo que las fotos publicadas en las que se muestran los cambios en la restauración «han sido claramente alteradas como demuestra la investigación realizada».