Erdoğan reitera que la UE debe levantar el embargo sobre los turcochipriotas

El primer ministro turco Tayyip Erdoğan volvió a reiterar la postura de su gobierno sobre Chipre, y habló sobre las condiciones para abrir sus puertos y aeropuertos a los grecochipriotas.

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan volvió a reiterar el lunes la postura de su gobierno sobre Chipre, y dijo que Ankara sólo abrirá sus puertos y aeropuertos a los grecochipriotas cuando la Unión Europea cumpla las promesas que hizo en su día y ponga fin al embargo sobre el Norte de Chipre.

Erdoğan habló así ante los periodistas durante una rueda de prensa, preguntado por las presiones de la presidencia belga de la UE sobre la disputa en torno a Chipre. Bélgica ha asegurado a Turquía que abrirá otros dos capítulos de las negociaciones para la adhesión de Turquía a la Unión Europea si a cambio el gobierno turco abre sus puertos y aeropuertos al gobierno griego de Chipre, algo a lo que Turquía se opone mientras no se levante el embargo económico que pesa sobre la comunidad turca que vive en el norte de la isla. La entrada del gobierno grecochipriota en la UE en 2004 complicó aún más la situación, ya que Nicosia utiliza su derecho a veto para imponer sus condiciones en las negociaciones sobre la reunificación de la isla y usarlo como moneda de cambio en las negociaciones para el ingreso de Turquía en la Unión Europea.

«Si ellos están dispuestos a abrir los puertos a la vez, entonces nosotros estamos preparados. Si no, no lo aceptaremos», dijo el primer ministro turco, que exige que la medida no sea unilateral.

Actualmente la UE mantiene una prohibición de que cualquier barco o avión de sus países miembros acceda directamente a la República Turca del Norte de Chipre, de forma que sólo se puede entrar desde Turquía. El bloque europeo mantiene también un embargo comercial sobre la república turcochipriota, constituída después de que en 1974 el ejécito turco iniciase una operación en el norte de Chipre en respuesta a una serie de «pogroms» contra la población turca de la isla y un golpe de estado que pretendía anexionar la isla mediterránea a Grecia, por entonces regida por una dictadura militar.

Durante la cumbre que la OTAN celebró el fin de semana en Lisboa, el presidente turco Abdullah Gül ya hizo duras críticas abiertamente contra la postura de la Unión Europea en el conflicto chipriota, así como sobre la actitud que mantienen muchos gobiernos europeos hacia Turquía. «Ya no confiamos en ustedes», dijo Gül, que acusó al gobierno grecochipriota de obstaculizar continuamente cualquier posibilidad de que Turquía se incorpore a los organismos europeos, como la Agencia de Defensa Europea.

En una reciente reunión con periodistas extranjeros en Estambul, el ministro turco para la Unión Europea, Egemen Bağış, exigió a la UE que cumpla sus promesas y respete los acuerdos firmados sobre Chipre.»Estamos preparados para aplicar el Protocolo de Ankara (que exige que Turquía levante su embargo sobre los grecochipriotas) en cualquier momento; pero para ello la UE debe cumplir la decisión del Consejo Europeo del 26 de abril de 2004, y levantar el embargo sobre la República Turca del Norte de Chipre», declaró Bağış.