Corea del Norte ataca una isla surcoreana

Corea del Norte bombardeó en la mañana del martes una isla surcoreana disparando más de un centenar de proyectiles de artillería, incendiando edificios y causando al menos dos muertos.

Corea del Norte bombardeó en la mañana del martes una isla surcoreana disparando más de un centenar de proyectiles de artillería, incendiando edificios y causando al menos dos muertos, y provocando una respuesta armada por parte de Corea del Sur, según informaron varios medios.

Un testigo afirmó que los residentes de la isla de Yeonpyeong, en la coste oeste de la península coreana, habían abandonado la isla tras el ataque, que duró aproximadamente una hora y constituye el enfrentamiento bélico más grave entre las dos Coreas en los últimos años. La isla se encuentra aproximadamente a 3 km al sur de la frontera marítima y a 120 km al oeste de Seúl.

El ejército surcoreano informó que un marine surcoreano había muerto y otros tres resultaron heridos de gravedad en el ataque, aunque posteriormente algunos medios han hablado de dos e incluso tres fallecidos durante el bombardeo.

La cadena de televisión YTN citó a un testigo que señaló que entre 60 y 70 casas estaban en llamas tras el lanzamiento de proyectiles, y las imágenes de televisión mostraban columnas de humo elevándose sobre la isla. «Casas y montañas están en llamas y la gente están evacuando el lugar. No se puede ver muy bien por las columnas de humo», dijo el testigo. «La gente está asustada y los lanzamientos de proyectiles continúan mientras hablamos».

La información del enfrentamiento armado hizo tambalearse al won en los mercados extranjeros. El banco central surcoreano anunció una reunión de urgencia para evaluar el posible impacto en los mercados.

Este ataque se produce cuando el enviado de Estados Unidos está viajando a la región tras las informaciones de que el Norte está dando pasos en el enriquecimiento de uranio, una posible segunda vía para la fabricación de material para armas atómicas. Un académico estadounidense, Siegfried Hecker, que visitó recientemente Corea del Norte, afirmó el fin de semana haber visto más de un centenar de centrifugadoras para enriquecer uranio durante su estancia en el complejo nuclear de Yongbyon.