Enes Kanter, persona \’\’non grata\’\’ en Turquía

El pivot de los Oklahoma City Thunder, que se encuentra en el ojo del huracán por su adhesión al movimiento religioso de Fethullah Gülen, ha renunciado a su familia y se ha cambiado su nombre por el de Enes Gülen.

La polémica rodea a Enes Kanter, uno de los jugadores turcos más destacables de los últimos años. El baloncestista ha sido repudiado públicamente por su familia por manifestar su adhesión al Hizmet (Servicio) de Fetullah Gülen, a quien el gobierno turco culpa de la intentona golpista, al mismo tiempo que ha declarado estar dispuesto a dar la vida por el clérigo.

El lunes 8 de agosto, el diario pro-gubernamental Daily Sabah tuvo acceso a una carta escrita por el padre del jugador, Mehmet Kanter. En ella, el progenitor pedía “disculpas a la nación turca y al presidente por tener tal hijo”. En declaraciones recogidas por el diario, el padre declaraba haber avisado a Enes con anterioridad: “Sus declaraciones y comportamiento molestan a nuestra familia. Le dije a Enes que le repudiaríamos si no cambiaba de rumbo. No le importó”.

Mientras tanto, un primo del jugador, Bilal Kanter, dijo que la familia Kanter no quiere que el jugador lleve el apellido. “Le avisamos sobres sus vínculos con FETÖ (Organización Terrorista de Fethullah). Hacía tiempo que no hablábamos con él”. La vinculación de Enes Kanter al movimiento gülenista no era ningún secreto, tal y como el jugador se encargaba de manifestar continuamente en las redes sociales.

“Me sacrificaría mil veces por esta causa”

Horas más tarde, el jugador publicó una carta en turco en su perfil de Twitter en la cual dejaba clara su posición.

“Oh Universo, escucha mi voz. He perdido hoy a mi madre, padre, hermanos y hermanas, a toda mi familia y allegados, a los que he respetado durante 24 años. Mi propio padre quería que me cambiase el apellido. La madre que me dio a luz me ha repudiado. Mis hermanos con los que crecí me desprecian. Mis familiares no me quieren ver más”.

Kanter fue más allá, asegurando que haría todo lo posible por el movimiento: “No uno, sino mil Enes sacrificaría por este Hizmet que ha sido establecido con las lágrimas de los píos. Me sacrificaría mil veces por esta causa. Qué Dios me quite cada segundo de mi vida para dárselo a mi querido hoca (maestro, en referencia a Fethullah Gülen). Sacrificaría ir al cielo por este Hizmet, me reiría del infierno”.

El NBA, reconociendo haber sido repudiado por su familia, declaró su intención de continuar formando parte del movimiento religioso: “A partir de ahora, mi padre, madre, hermanos y hermanas son los sacrificados miembros del Hizmet que alzan la bandera turca en más de 171 países a lo largo del mundo. A partir de ahora, toda mi familia es el hoca de ojos llorosos”.

“Resistid, mis hermanos, resistid, mis hermanas. No suspendamos este examen. No seamos los perdedores en este camino hacia la victoria”, escribió el pívot antes de tildar al gobierno de “opresores” que “caerán pronto, dentro de poco” instando a los seguidores del clérigo a ser “pacientes, Dios está a nuestro lado”. Para terminar, firmó la misiva como “Enes (Kanter) GÜLEN”.

Enes Kanter, de 24 años, lleva en la NBA las últimas seis campañas (Utah Jazz 2011-2015, Oklahoma City Thunder 2015-presente) en las que ha promediado 10,7 puntos y 6,7 rebotes en 373 partidos. En la última temporada regular con Oklahoma promedió 12,7 puntos y 8,1 rebotes en 82 partidos disputados. A nivel internacional, el pívot de 2,11 debutó con la selección nacional turca en el EuroBasket del 2011 pero fue dejado fuera de la edición del 2015: según Enes, esto se debió a sus vínculos con la cofradía gülenista.