El tribunal europeo de derechos humanos dictamina sobre Turquía

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) emitió dos veredictos sobre Turquía en los que critica la obligación que existía hasta 2006 de consignar la religión en el DNI turco.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) emitió el martes dos veredictos sobre Turquía en los que critica la obligación que existía hasta 2006 de consignar la religión en el documento de identidad de sus ciudadanos, pero rechaza que haya discriminación por la prohibición de usar las letras Q, W y X, que no forman parte del alfabeto turco pero sí del kurdo.
 
Con respecto a la primera sentencia, el caso se produjo a raíz de una demanda presentada ante el alto tribunal europeo en junio de 2005 por Sinan Işık, un ciudadano turco que en septiembre de 2004 había apelado ante un tribunal de su país pidiendo que en su tarjeta de identidad se definiese su religión como «aleví» y no «Islam». La corte de İzmir desestimó entonces la demanda de Işık basándose en que la autoridad competente -la Oficina de Asuntos Religiosos de Turquía- consideraba a los alevíes una ramificación o subgrupo del Islam, y que por tanto el empleo del término «Islam» para definir su religión era correcto.
 
La corte de Estrasburgo dictaminó sin embargo este martes con respecto al caso de Işık que el Estado turco había violado el Artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos, relativo a la libertad de pensamiento, conciencia y religión. En su sentencia, el tribunal europeo no toma en consideración la petición de Işık de que en su tarjeta de identidad se le identifique como de confesión aleví, sino que dictamina que el hecho de que dicha identificación consigne la religión de cada ciudadano «al margen de que sea obligatorio u opcional» supone algo negativo que puede suscitar ciertas conclusiones o prejuicios, y que por tanto viola el citado artículo.
 
La sentencia del tribunal se refiere al hecho de que hasta 2006 era obligatorio en Turquia especificar en la tarjeta de identidad que ha de poseer todo ciudadano turco cuál era su religión; no obstante desde ese año los ciudadanos del país euroasiático pueden solicitar que dicho apartado aparezca en blanco.
 

Sentencia sobre el uso del alfabeto kurdo

En la segunda sentencia que fue hecha pública el martes, la Corte de Estrasburgo dictaminó sobre un caso presentado por el ciudadano turco de origen kurdo Kemal Taşkın y otras siete personas contra el Estado turco, al que acusaban de violar sus derechos humanos por no permitírseles escribir sus nombres en caracteres kurdos.
La demanda presentada por estos ocho ciudadanos decía que no habían podido escribir sus nombres como deseaban porque contenían caracteres que no están incluídos en el alfabeto turco, idioma oficial de Turquía; estos caracteres son la «q», la «w» y la «x», que sí forman parte del alfabeto kurdo y aparecen en sus nombres. En su apelación ante el alto tribunal europeo, denunciaban la violación del Artículo 8 (respecto a la vida privada y familiar) y 14 (prohibición de discriminación), pero la Corte de Estrasburgo desestimó el caso.