El presidente turco advierte contra una guerra sectaria en Oriente Medio

Abdullah Gül subrayó que la postura de Turquía respecto a Siria no se debe a motivos sectarios sino humanitarios, al tiempo que advirtió que Ankara tomará las «medidas necesarias» contra la presencia de grupos afines al PKK en territorio sirio.

 

El presidente de Turquía, Abdullah Gül, advirtió el jueves en unas declaraciones hechas tras asistir a la reunión de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) celebrada estos días en La Meca que si continúan incrementándose las tensiones sectarias en la región, especialmente en países como Irak, Siria o Líbano, se producirá «una gran catástrofe».

«No debería permitirse que el mundo islámico pase por lo que Europa experimentó durante la Edad Media, o será una gran catástrofe», dijo Gül a los periodistas. «Como ya he dicho a otros líderes, las políticas de Turquía no están motivadas por tensiones sectarias. Los dictadores pueden ser chiíes o sunníes. Saddam Hussein era un sunní. Gadafi era un sunní… Irak es el ejemplo típico de esto. La mitad de Irak es sunní y la otra mitad es chií. Cometeríamos un gran error si miráramos con simpatía a un dictador sunní».

En este sentido, el presidente turco quiso dejar claro que la postura de Turquía con respecto a Siria no tiene nada que ver con cuestiones religiosas (la cúpula del régimen está controlada por miembros de la secta islámica alauita), sino con el respeto a los derechos humanos. «SI el pueblo de Siria tiene exigencias legítimas y no escuchas lo que está diciendo, entonces no tienes legitimidad (como gobernante). Quien quiera que lleva a cabo actos crueles e inhumanos, y quien quiera que gobierne su país de una forma que no pueda ser aceptada bajo los estándares de hoy día, nosotros estaremos en contra», subrayó Gül.

«Si el primer ministro de este país (Siria) huye un mes después de ser designado en su cargo y declara que luchará contra el régimen, esto no tiene que ver con ideologías, sino con el pueblo sirio. Generales y oficiales sirios fueron los que iniciaron esta lucha. Esto es algo importante», declaró el presidente turco.

La OCI decidió el jueves suspender como miembro a Siria argumentando que no podía aceptar la pertenencia de un régimen que «masacra a su propio pueblo» y añadiendo que con su decisión pretendía enviar «un claro mensaje desde el mundo musulmán al régimen sirio».

Posible intervención en Siria contra el PKK

Abdullah Gül también se refirió a las informaciones de que el régimen del presidente Assad podría haber entregado varias zonas del país fronterizas con Turquía a grupos afines a la organización terrorista PKK, a la además que estaría suministrando armas para desestabilizar Turquía, diciendo que esas informaciones eran «muy probablemente» verídicas. «La postura del régimen sirio (sobre el apoyo al PKK) está actualmente clara», declaró.

«Las organizaciones terroristas pueden intentar explotar la situación en tiempos difíciles como estos, pero no se les permitirá», explicó Gül a la prensa en declaraciones hechas desde Arabia Saudí. «Si ramificaciones del PKK (en Siria) comienzan a suponer una amenaza (para Turquía), serán tomadas todas las acciones que sean necesarias», subrayó el presidente turco.

Refiriéndose a la posibilidad de la creación de un estado o un gobierno autónomo kurdo en Oriente Medio, Gül recordó que los kurdos forman parte de la realidad geográfica de Oriente Medio, pero que cualquier aspiración debe obtenerse sin recurrir a la violencia. «Los turcos han sido los defensores y protectores de los kurdos. Pero debemos diferenciar entre la organización terrorista (PKK) y los kurdos. Los kurdos de otros países también deben distanciarse ellos mismos del terrorismo», dijo.