El parlamento paquistaní condena el ataque a Bin Laden

El parlamento paquistaní condenó la incursión que fuerzas especiales del ejército estadounidense llevaron a cabo en su territorio para matar al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

El parlamento paquistaní condenó el fin de semana la incursión que fuerzas especiales del ejército estadounidense llevaron a cabo recientemente en su territorio para localizar y matar al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, y amenazó con que Pakistán podría revisar su relación con Washington y cortar sus rutas de abastecimiento a Afganistán.

«El parlamento condena la acción unilateral en Abbottabad, que constituye una violación de la soberanía de Pakistán», anunció la asamblea en una resolución tras un debate sobre el tema en el parlamento. Además las dos cámaras que lo componen instaron al gobierno de Islamabad a revisar sus relaciones con Estados Unidos y a prohibir el uso de aviones no tripulados para realizar ataques en su territorio contra militantes islamistas vinculados a los talibanes. Además pidieron también que una comisión independiente investigue todo lo sucedido en torno al ataque que desencadenó la muerte de Bin Laden.

El jefe de la inteligencia paquistaní aseguró estar dispuesto a dimitir por el escándalo del ataque contra Bin Laden, que ha supuesto toda una vergüenza para el país centro asiático y ha puesto de manifiesto las debilidades de su seguridad interior. El escándalo es doble: por un lado, Bin Laden se escondía en una fortificada residencia en la ciudad de Abbottabad, a sólo 50 kilómetros de la capital y muy cerca de una academia militar de élite; por otro lado, Pakistán no detectó el ataque estadounidense hasta que prácticamente el presidente Obama saliendo por la televisión anunciando cómo había muerto el líder de Al Qaeda.

La operación, y el hecho de que el terrorista más buscado del mundo viviese junto a la capital de un país supuestamente aliado, ha tensado las ya de por sí difíciles relaciones entre Pakistán y Estados Unidos. No obstante el gobierno paquistaní ha negado las insinuaciones de que conocieran el escondite de Bin Laden dentro de un complejo de altos muros muy cerca de la principal academia militar del país.