El 89% de los turcos se siente feliz con su aspecto físico

Casi un 70% se haría una operación de cirugía estética para mejorar su aspecto. Expertos advierten contra cirujanos sin licencia que practican injertos capilares y otras intervenciones.

El 88,7% de los turcos afirman sentirse felices con su aspecto físico, según un reciente estudio llevado a cabo por la Sociedad Turca de Cirujanos Plásticos Estéticos y Reconstructivos, que pone de relieve no obstante que un alto porcentaje de la población estaría dispuesto a someterse a una intervención para mejorar su apariencia.

La encuesta fue llevada a cabo entre 610 personas de edades comprendidas entre los 25 y 64 años en un total de seis provincias de Turquía que son también de las más pobladas: Estambul, Ankara, Adana, Gaziantep, İzmir (Esmirna) y Trabzon.

De acuerdo a los resultados obtenidos en el sondeo, el 98% de los consultados en Trabzon estuvo de acuerdo con la frase “Me siento atractivo o bello”, logrando esta provincia el porcentaje más alto de todo el estudio.

Al mismo tiempo un 66% de los participantes en la encuesta afirmó que la belleza constituye un factor importante a la hora de encontrar un trabajo, mientras que un 38% consideró correcta la afirmación de que “Uno necesita ser bello para ser aceptado en la sociedad”.

A la hora de determinar la belleza física de una persona, un 61% de los consultados consideró que el factor más importante es la “belleza facial”, mientras que un 26,5% se refirió a la proporción entre altura y peso de un individuo.

Un 80% de los encuestados señaló de hecho a su cara como el aspecto más atractivo de su cuerpo, mientras que otros se refirieron al color y forma de sus ojos, a su piel, o a su color de pelo.

Por contra un 32,5% de los participantes señaló al menos una característica física de su cuerpo con la que no están contentos, encabezando la lista el peso, y seguida por la “forma de la nariz” o por “verse a uno mismo bajo”.

Y es que si bien un 94% de las personas que respondieron a las preguntas del estudio consideró innecesarias las operaciones estéticas, un 68% respondió no obstante afirmativamente a la pregunta de si se someterían a una operación estética para retrasar su envejecimiento o parecer más jóvenes.

De hecho según la investigación, el número de personas que se someten a intervenciones de estética en Turquía está creciendo en el país euroasiático, si bien una gran parte lo oculta y no lo reconoce públicamente, según señala el profesor Selahattin Özmen, coordinador del estudio.

“Incluso aunque digan ‘No estoy a favor de las operaciones de estética’, están buscando fórmulas para retrasar el envejecimiento y prolongar la juventud. Y el hecho de que estamos entre los 8 países del mundo donde más operaciones estéticas se llevan a cabo, confirma los resultados de nuestro estudio”, destacó Özmen.

Cuidado con los injertos capilares baratos

En opinión de algunos expertos, los resultados de esta encuesta muestran que la sociedad turca “da importancia a la belleza física y a parecer joven”, siendo los principales problemas estéticos a los que se refieren los turcos el exceso de peso o de grasa localizada, y la forma de la nariz.

Pero los cirujanos estéticos profesionales lanzan una clara advertencia contra la proliferación cada vez mayor de individuos que no tienen ni la licencia, ni los conocimientos ni la experiencia que se exige a un cirujano, y que sin embargo llevan a cabo este tipo de intervenciones movidos por el afán de lucro ante una demanda cada vez mayor.

“Nosotros (los cirujanos estéticos) no somos suficientes para cubrir esta demanda. Cuando la demanda creció, gente que no son médicos se metieron en este negocio”, asegura el doctor Sühan Ayhan, presidente de la Sociedad Turca de Cirujanos Plásticos Estéticos y Reconstructivos.

“Por ejemplo, el injerto capilar: aunque no es una gran operación, sigue siendo una intervención quirúrgica. Pero gente que no son médicos ha comenzado a llevarlas a cabo. Hay técnicos realizando un trasplante de pelo. Si algo es barato, es que hay un problema, tengan cuidado”, advirtió el doctor turco, subrayando los riesgos que existen para aquellos que quieren mejorar su aspecto físico, pero que no exigen todas las garantías y escogen la opción con menor precio.