Dinçer: »El rescate de los mineros chilenos ha sido exagerado»

El ministro de Trabajo Ömer Dinçer ha sembrado la polémica al afirmar esta semana que la operación de rescate en Chile ha sido exagerada.

El ministro de Trabajo Ömer Dinçer ha sembrado la polémica al afirmar esta semana que la operación de rescate en Chile ha sido exagerada, y que si un accidente similar hubiera tenido lugar en Turquía los mineros habrían sido rescatados en sólo tres días.

En unas declaraciones hechas el miércoles por la noche al canal de televisión Sky Türk, coincidiendo con el inicio de la operación para sacar en una cápsula a los 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad en una mina de cobre en Chile, Dinçer afirmó que la operación de rescate había sido «exagerada» y que Turquía podría haberla llevado a cabo en sólo tres días

Refiriéndose al accidente que el pasado mes de mayo costó la vida a 30 mineros en una mina de carbón de la provincia de Zonguldak, Dinçer subrayó que el caso de ese accidente era muy diferente y mucho más complejo al de Chile, ya que no se trataba de un simple derrumbe de una galería como en Chile sino de una gran explosión de gas metano. «Si lo que ocurrió en la mina de Zonguldak hubiera sido también un derrumbe, no habría habido pérdida de vidas, y habríamos sido capaces de sacarlos (a los mineros) en tres días», dijo el ministro, recordando que ese fue el tiempo en que se consiguió llegar hasta los mineros de Zonguldak y sacar sus cuerpos.

Dinçer aseguró que la vasta y mediática operación de rescate de Chile había sido exagerada. «Deje darme un ejemplo: el ancho de la perforadora (que hizo el túnel) y el ancho de la cápsula que fue enviada abajo para sacar a los mineros no coincidían», afirmó. «Se retrasaron porque la cápsula no podía entrar dentro (del túnel)… Así de simple», sentenció Dinçer.

Precisamente esta semana saltaba también a la prensa la noticia de que los cuerpos de dos de los treinta mineros que fallecieron en mayo en la mina de Karadon, en la provincia de Zonguldak, permanecen atrapados a medio kilómetro bajo la superficie sin que hasta ahora se haya podido localizarlos. Las familias de los dos mineros se quejan de que cinco meses después nadie les ofrece una solución y la operación para recuperar los restos de sus seres queridos sigue por ahora paralizada.