Detenido en el sur de Turquía un militante del Daesh que planeaba atentar en Europa

Sahwan Qahwati, considerado un miembro de alto rango del Daesh, fue capturado en Adana en una operación dirigida por los servicios secretos turcos cuando se dirigía a Europa para organizar atentados y reclutar nuevos militantes.

Un importante miembro del autoproclamado Estado Islámico (Daesh, por su denominación en árabe) ingresó el miércoles en prisión a la espera de juicio tras haber sido detenido por la policía turca en la provincia de Adana, al sur del país.

El arrestado, identificado como un ciudadano sirio de nombre Sahwan Qahwati, se encontraba bajo vigilancia de los servicios de inteligencia turcos tras haber entrado en el país desde Siria a través de la provincia de Hatay el pasado 15 de marzo; él y su esposa fueron finalmente detenidos en una operación conjunta de la Organización Nacional de Inteligencia (MİT) y la policía de Adana cuando viajaban en un autobús hacia Estambul.

Tras ser interrogado durante 14 días en dependencias policiales, Qahwati confesó que desde Estambul planeaba dirigirse a algún país europeo huyendo de la operación Escudo del Éufrates que el ejército turco desarrolla desde el año pasado en el norte de Siria contra el Daesh; una vez en Europa, el sospechoso planeaba desarrollar actividades de reclutamiento de nuevos miembros para unirse al grupo en Siria y organizar atentados en Europa siguiendo instrucciones de la organización.

Qahwati finalmente compareció el lunes ante un tribunal de Adana que decretó su ingreso en prisión, mientras su mujer fue puesta en libertad con una orden de deportación a Siria. Durante la investigación la policía también confiscó a Qahwati numerosos documentos digitales, incluyendo varias imágenes en las que aparecía con grandes sumas de dinero, que se cree fueron tomadas en Siria con otros miembros del Daesh.

En otra foto aparecía con el rostro cubierto por una máscara y sosteniendo un cuchillo junto al cuello de una víctima sin identificar. También se encontró una grabación en la que Qahwati aparecía en Siria vistiendo ropa de camuflaje militar y enseñando a manejar armas a militantes del Daesh reclutados en Europa, disparándolas él mismo antes de pasársela a una de las personas a las que instruía.

Los servicios de inteligencia turcos han determinado en base a estas y otras pruebas que Qahwati sería una figura de alto rango dentro de la estructura del Daesh, portando además un anillo que le identificaba como tal en la jerarquía del Estado Islámico. Además la investigación ha encontrado vínculos entre Qahwati y otros dos importantes miembros de la organización: el ciudadano danés de origen libanés Mahamad Laban y el ciudadano sueco de origen iraquí Mohammed Tefik Saleh. Ambos fueron capturados también en Adana a principios de febrero en una operación policial contra el Daesh cuando pretendían cruzar a Siria.