Arınç: ‘’No quedan civiles en Kobane, están todos en Turquía’’

El vice primer ministro turco aseguró que el PYD, cuyas milicias combaten en Kobane, ni cuenta con el apoyo de toda la población kurda “ni ha recibido el apoyo que esperaba de otros grupos kurdos”.

Sólo unos mil combatientes de las milicias kurdas del PYD quedan en la ciudad siria de Ayn al-Arab (Kobane, en kurdo) combatiendo contra los miembros del Estado Islámico (IS) que asedian la localidad, pero no queda población civil allí que defender.

No quedan civiles en Kobane, todos ellos están en Turquía”, afirmó el vice primer ministro turco Bülent Arınç en declaraciones recogidas por la prensa local, respondiendo a quienes alegan que Turquía debería intervenir militarmente en la ciudad siria para evitar una masacre de su población. Cerca de 200.000 kurdos han huido de Kobane hacia Turquía desde que el IS comenzó a asediar la población el pasado septiembre.

En este sentido, Arınç aseguró que ni el PYD –considerado como la rama siria del PKK- cuenta con el apoyo de toda la población kurda, “ni ha recibido el apoyo que esperaba de otros grupos kurdos”, en referencia al PKK, que según el vice primer ministro turco no quiere implicarse en el conflicto en Kobane porque carece de la capacidad necesaria.

“Ellos (el PKK) sólo pueden luchar en las montañas y contra soldados, policías, profesores y jueces… Es fácil secuestrar a gente, pero ellos no podrían y (de hecho) no pueden luchar en Kobane. Podríamos decir más… pero supondría avergonzarles”, insistió Arınç.

Explicando que muchos kurdos han estado huyendo de las zonas bajo control del PYD y refugiándose en Turquía, especialmente desde que sus milicias hayan comenzado a hacer reclutamientos forzosos entre la población más joven, Arınç insistió en que el problema detrás de las protestas por la situación en Kobane no es la situación de la ciudad en sí, sino los intentos por desatar “un levantamiento (kurdo) que llevan ansiando mucho tiempo (sin conseguirlo)”.

Arinç acusa al HDP de provocar los disturbios

Precisamente respecto a los disturbios que dejaron la semana pasada 36 muertos –dos de ellos policías- en Turquía, principalmente en choques violentos entre simpatizantes del PKK y de grupos islamistas rivales, Arınç acusó al Partido Democrático de los Pueblos (HDP) –tradicionalmente vinculado al nacionalismo kurdo y al PKK- de haber instigado las revueltas por todo el país, que causaron enormes daños materiales en decenas de vehículos, oficinas públicas, comercios y centros educativos.

“El HDP es responsable de las muertes y de todos los daños materiales y morales durante estos incidentes”, declaró el miércoles el vice primer ministro turco desde Adıyaman, en el sureste de Turquía. “Durante años y hasta ahora, han fallado en todos sus intentos (de incitar revueltas), y también fracasarán ahora”, dijo refiriéndose a los intentos por sabotear el proceso de paz.

El martes el líder del Partido del Movimiento Nacional (MHP), Devlet Bahçeli, acusó al HDP de violar la Constitución y la ley por apoyar los disturbios en Turquía, y de ser sólo un instrumento del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), incluido en la lista de organizaciones terroristas de la UE. Según Bahçeli, el HDP debería ser considerado responsable de las 36 muertes ocurridas en dichos incidentes y “pagar el precio” por lo ocurrido, pidiendo al parlamento nacional y al poder judicial que emprenda acciones contra el partido.