Decenas de muertos tras el terremoto de 6,8 grados en Turquía

Al menos 22 personas han muerto y más de mil resultaron heridas tras el seísmo de 6,8 grados que afectó el viernes por la noche a varias provincias del este y sur de Turquía.

Al menos 22 personas murieron y más de 1.000 resultaron heridas según el balance provisional de víctimas después de que un potente terremoto de 6,8 grados en la escala Richter sacudiera el viernes por la noche el este de Turquía con epicentro en la provincia de Elazığ.

Según los informes iniciales de la Agencia de Gestión de Desastres y Emergencias (AFAD) 17 personas murieron y 654 resultaron heridas en Elazığ, la provincia más afectada, mientras que otras 4 murieron y 226 fueron heridas en la vecina provincia de Malatya, principalmente en el municipio de Doğanyol.

El seísmo dejó también decenas de heridos más en provincias del sur y sureste del país como Adıyaman, Kahramanmaraş, Diyarbakır, Şanlıurfa y Batman. No obstante es de prever que la cifra de víctimas aumente a medida que los equipos de rescate vayan accediendo a las zonas y edificios afectados.

Así por ejemplo a primera hora de la mañana del sábado continuaban los esfuerzos por rescatar a 36 personas que se estima estaban atrapadas bajo los escombros en varios edificios de Elazığ. Una persona fue sacada con vida 13 horas después del temblor principal, elevando a 8 el número de rescatados con vida, dos de ellos niños.

El terremoto fue de tal intensidad que pudo sentirse en Siria e Irak

El terremoto sacudió el municipio de Sivrice de Elazığ  a las 20:55 horas del viernes (18:55 CET) a una profundidad de sólo 6,7 kilómetros bajo la superficie terrestre; posteriormente se produjeron en la región cerca de 230 réplicas, algunas de hasta 5,4 grados.

El seísmo pudo sentirse también en provincias tan lejanas como Adana o Samsun, en la costa sur y norte de Turquía, además de en Siria e Irak. Miles de efectivos de emergencia fueron enviados de inmediato a las áreas afectadas; las autoridades constatan que no se han producido daños importantes en las infraestructuras principales, aunque sí algunos cortes en el suministro eléctrico.

Turquía es uno de los países más activos sísmicamente del mundo y está atravesado por varias fallas que desatan pequeños seísmos casi a diario. La provincia de Elazığ ya sufrió en 2010 otro terremoto que alcanzó entonces los 6 grados de intensidad, matando a 51 personas.