Crisis de gobierno en Chipre por las negociaciones de paz

El partido socialista EDEK anunció el lunes que abandonaba la coalición de gobierno de izquierdas con el partido del presidente grecochipriota Dimitris Christofias.

El partido socialista EDEK anunció el lunes que abandonaba la coalición de gobierno de izquierdas con el partido del presidente grecochipriota Dimitris Christofias, a quien acusó de haber hecho concesiones «inaceptables» en las negociaciones para la reunificación de la isla con los turcochipriotas del norte.
Christofias, en declaraciones hechas ayer martes, prometió seguir adelante con las negociaciones de paz con el presidente de la República Turca del Norte de Chipre (KKTC, en turco), Mehmet Ali Talat, y rechazó las críticas del EDEK de haber hecho grandes concesiones o seguir una estrategia equivocada en las conversaciones para la reunificación de la isla mediterránea.
 
«No estamos tan cerca de una solución como algunos sugieren aquí y desde fuera, pero estamos trabajando para una solución y este proceso continúa», aseguró el presidente grecochipriota en un comunicado. «Nadie puede prejuzgar el resultado (de las negociaciones), y ciertamente tampoco sugerir que estamos atrapados en un peligroso camino. Eso es erróneo y no tiene fundamento», declaró.
 
EDEK (socialista) y el Partido Democrático (centrista) apoyaron al comunista Christofias en la formación de una coalición de gobierno de izquierdas tras la victoria electoral de éste en las presidenciales de 2008, en las que la reanudación de las negociaciones para la reunificación de Chipre fue una de las principales promesas electorales de Christofias.
 
A pesar de su orientación socialista, EDEK -que obtuvo alrededor del 9% de los votos en las elecciones parlamentarias de 2006- ha mantenido siempre una postura muy dura con respecto a la reunificación. Sus líderes se oponen frontalmente a la propuesta de Christofias de ofrecer a los turcochipriotas una presidencia rotatoria de la isla, así como a la creación de un estado federal bi-comunal y bi-zonal o a permitir que miles de turcos que se han asentado en el norte de la isla en las últimas décadas permanezcan en ella.
 
La marcha del partido EDEK no supone según las leyes grecochipriotas la convocatoria de unas elecciones presidenciales anticipadas, si bien es un signo de los obstáculos y la oposición interna que afrontan tanto grecochipriotas como turcochipriotas en el proceso de reunificación. De hecho la parte turca de la isla afrontará unas elecciones presidenciales el próximo mes de abril en las que las encuestas apuntan a una derrota del moderado Talat en favor de un candidato nacionalista en principio partidario de la división permanente de la isla.