Comienza el juicio contra 58 activistas antinucleares

Un total de 58 activitas medioambientales, muchos de ellos pertenecientes a Greenpeace, fueron llevados el jueves ante un tribunal de Ankara por una protesta contra la energía nuclear.

Un total de 58 activitas medioambientales, muchos de ellos pertenecientes a Greenpeace, fueron llevados el jueves ante un tribunal de Ankara por una protesta que tuvo lugar el pasado mes de julio contra los planes del gobierno turco de construir su primera central nuclear.

Al mismo tiempo que tenía lugar el juicio, decenas de compañeros de los acusados se concentraban en el exterior del juzgado, criticando al gobierno y desplegando una pancarta en la que podía leerse «Nosotros también somos anti-nucleares, ¡judgadnos también!».

La fiscalía ha pedido para los acusados penas que oscilan entre los seis meses y los tres años de prisión, acusándolos de violar la ley al participar en una manifestación no autorizada y de resistencia a la policía, según informó la organización ecologista Greenpeace en un comunicado. No obstante el juez decidió posponer la vista hata el 12 de enero del próximo año.

El acto de protesta por el que son juzgados se produjo el pasado 6 de julio en el exterior de la Asamblea Nacional Turca, cuando los ecologistas se manifestaron contra el acuerdo firmado entre Turquía y Rusia para construir la primera central nuclear del país, que estará ubicada en Akkuyu, en la costa mediterránea. El gobierno turco mantiene además conversaciones con Corea del Sur para construir un segundo reactor en la provincia de Sinop, en el Mar Negro.

«Otras protestas anti-nucleares similares que han tenido lugar en el pasado no han sido llevadas a juicio… El gobierno tiene la principal responsabilidad por este ataque contra los derechos civiles», decía el comunicado emitido ayer por Greenpeace.