Cazas de combate turcos inician bombardeos contra las bases del PKK en el norte de Irak

Según informaciones de medios en Turquía, más de una docena de F-16 de las Fuerzas Aéreas Turcas iniciaron en la noche del miércoles bombardeos masivos contra las posiciones del PKK en el norte de Irak.

De acuerdo al canal de noticias turco NTV, al menos 15 cazas F-16 del ejército turco despegaron de una base aérea en la ciudad suroriental de Diyarbakır desde donde atacaron las bases que el grupo terrorista kurdo Partido de los Trabajadores del Kurdistán posee en las regiones montañosas de Kandil y Zap, ambas ubicadas en el norte de Irak y muy próximas a la frontera turca. En los bombardeos se están utilizando aviones no tripulados para localizar las posiciones del PKK, según informó NTV.

Por su parte la televisión CNN Türk informó que los objetivos atacados incluían defensas anti-aéreas y campamentos del PKK en la región. La agencia de noticias Fırat, vinculada al PKK, confirmó los bombardeos. Desde el gobierno turco aún no ha habido un comunicado oficial, y se espera que no se produzca hasta que haya concluído la operación militar.

De confirmarse la operación se trataría de la primera operación que Turquía lleva a cabo más allá de sus fronteras desde hace un año, cuando también cazas turcos bombardearon varios objetivos del PKK en las montañas de Irak fronterizas con Turquía en respuesta a varios ataques del grupo armado kurdo, tras obtener una autorización del parlamento turco.

Esta contundente respuesta militar se produce pocas horas después de que miembros del PKK hicieran estallar al paso de un vehículo militar una mina por control remoto colocada en una carretera de la provincia fronteriza de Hakkari, muy próxima a la región que ahora está siendo objetivo de los ataques. Tras la explosión los terroristas ametrallaron el vehículo causando la muerte a 11 soldados y un civil que viajaba con ellos, además de numerosos heridos.

El primer ministro Erdoğan había advertido en las últimas horas con una respuesta contundente al PKK al tiempo que aseguró que se emplearían nuevas tácticas contra el terrorismo. La oposición parlamentaria sin embargo criticó a Erdoğan por mencionar que la respuesta llegaría «después del Ramadán».

En declaraciones hechas pocas horas antes del ataque por el Presidente de la República, Abdullah Gül, éste aseguró que Turquía no iba a esperar al fin del Ramadán para combatir el terrorismo. «Está fuera de toda duda que las autoridades vayan a esperar al fin del Ramadán para luchar contra el terrorismo. Se están llevando a cabo esfuerzos en la lucha anti-terrorista en todos los ámbitos… No hay debilidad posible ante el terrorismo. Todo el mundo debería saber que no hay ningún poder por encima del Estado», subrayó Gül.

El presidente turco añadió que el PKK es un grupo terrorista que teme la democracia y la prosperidad en el sureste de Turquía -región de mayoría kurda-, y que aprovecha el mes del Ramadán deliberadamente para llevar a cabo sus ataques en la creencia de que no serán respondidos.