Bicicletas para generar energía eléctrica en las paradas de Estambul

El usuario puede generar energía limpia pedaleando con la que recargar su teléfono móvil. La idea es instalar este sistema en las principales paradas de transporte público de Estambul.

Varias paradas de la red de transporte público de la ciudad de Estambul han comenzado a instalar bicicletas con las que los usuarios podrán generar energía eléctrica de forma gratuita pedaleando, fomentando de paso el ejercicio físico y un estilo de vida más saludable.

La iniciativa ha partido de la compañía municipal de transporte público metropolitano de Estambul İETT (siglas en turco de Compañía de Tranvía eléctrico y Túnel) con el objetivo de concienciar sobre la energía limpia y la salud.

Para este proyecto pionero en la ciudad se han usado bicicletas rediseñadas para permitir que con el pedaleo se genere energía eléctrica, que el usuario podrá utilizar para cargar su teléfono móvil o cualquier otro dispositivo compatible.

Estas particulares bicicletas han sido situadas por ahora en tres puntos diferentes del lado europeo de Estambul; concretamente en las paradas de la red de metrobuses de Mecidiyeköy y Beylikdüzü, así como en el histórico Túnel de Karaköy que conecta con la famosa Avenida İstiklal.

No obstante los planes de la İETT pasan por incrementar paulatinamente estos sistemas para generar energía eléctrica pedaleando, hasta situarlos en las principales paradas de la red de transporte público de la ciudad.

Otro proyecto puesto en marcha el año pasado ya permitió generar energía eléctrica a partir de la corriente creada por los autobuses y metrobuses de la ciudad. El sistema, instalado inicialmente a lo largo de un kilómetro en la parada de metrobús de Topkapı, permite generar electricidad mediante unas turbinas que se mueven por el viento generado al paso de los autobuses.

El resultado de esta tecnología ha sido tan positivo, que las autoridades han anunciado planes para instalar estas turbinas en las 45 paradas que componen actualmente la red de metrobús de Estambul, con un potencial para generar la electricidad suficiente para abastecer a 20.000 hogares de la ciudad.

Según datos oficiales, Turquía ya genera el 31% de su electricidad a partir de fuentes de energía renovables, y para el año 2023 –cuando se cumple el primer centenario de la fundación de la República Turca- el gobierno se ha propuesto la meta de llegar al 50% de fuentes renovables a fin de reducir la dependencia energética exterior.