Aterriza en Madrid un avión de Air France con un posible caso de Ébola

El avión, que realizaba un trayecto entre París y la capital española, aterrizó de emergencia después de que un pasajero de origen nigeriano comenzara a manifestar síntomas similares a los de la enfermedad.

Un avión de la compañía francesa Air France que realizaba un trayecto entre Paris y Madrid aterrizó el jueves en el aeropuerto de Barajas de la capital española con un pasajero a bordo que manifestaba posibles síntomas de Ébola, lo que obligó a las autoridades a activar la alerta sanitaria en la zona.

El hombre, de nacionalidad nigeriana y que había cogido anteriormente un vuelo entre Lagos y Paris, comenzó a sentir dolor de cabeza, fiebre y temblores mientras se encontraba a bordo del aparato, en el que viajaban un total de 156 pasajeros y siete tripulantes. En ese momento los pilotos alertaron al aeropuerto de Barajas para que pusieran en marcha el protocolo de seguridad necesario tras el aterrizaje del avión.

Tras procederse a la desinfección de la aeronave, el posible infectado fue trasladado al hospital Carlos III de la capital española en un dispositivo formado por dos ambulancias escotadas por la policía y la Guardia Civil, una vez sometido a un chequeo inicial en el mismo aeropuerto. El resto de pasajeros pudieron abandonar el avión con normalidad, aunque sin su equipaje.

Se trata del segundo posible caso de infección por Ébola que se ha detectado el jueves en España, ya que otra persona que había estado en contacto con la enfermera Teresa Romero ingresó el mismo día –aproximadamente una hora antes- en el Carlos III, aunque su riesgo de haber contraído el virus es bajo.

En Francia, el diario nacional Le Parisien informaba el jueves que otra enfermera sospechosa de haberse contagiado con el virus había sido hospitalizada también el mismo día por la tarde en un hospital a las afueras de la capital francesa. Esta semana la OMS informó que el número de casos de esta enfermedad -para la que aún no se conoce un tratamiento efectivo- superará los 9.000 esta semana en África occidental, de los cuales han muerto aproximadamente el 50% de los pacientes infectados.

Hasta ahora Turquía no ha registrado ningún caso confirmado de Ébola, pese a que ha habido algunos de viajeros procedentes de África que han despertado la alarma en los aeropuertos de Estambul por manifestar síntomas como fiebre alta y vómitos que finalmente resultaron ser malaria. El último caso ha sido el de una mujer procedente de Costa de Marfil que aterrizó el miércoles en el aeropuerto Sabiha Gökçen de Estambul, y que finalmente las autoridades sanitarias turcas han confirmado que no está contagiada.