Ascienden a 150 los muertos por la explosión y las inundaciones en Ghana

La peor tragedia de este país africano en más de una década ha dejado consternado a su presidente, John Mahama, que declaró tres días de luto oficial y una ayuda de 12 millones de dólares.

El presidente de Ghana, John Mahama, confirmó a última hora del jueves que la cifra de fallecidos por la explosión de una gasolinera en la capital del país africano, Acra, así como por las inundaciones que asolaron la región había ascendido a 150 muertos, incluyendo las 96 víctimas de la deflagración.

Mahama anunció una ayuda de 12 millones de dólares y tres días de luto oficial –a comenzar a partir del lunes- por la catástrofe, que se produce en medio de unas graves inundaciones que han dejado a miles de personas sin hogar.

“Esta pérdida de vidas es catastrófica, casi no tiene precedentes. No tengo palabras para expresar cómo me siento”, declaró un conmocionado presidente a una radio local, refiriéndose a las víctimas tanto de la explosión como de las lluvias torrenciales en lo que se considera el peor desastre de los últimos 14 años en este país, ubicado al oeste de Nigeria.

De hecho las numerosas víctimas en la gasolinera se produjeron porque muchos residentes habían buscado refugio en el edificio durante las lluvias torrenciales que azotaron Acra a partir de la noche del miércoles y durante más de cinco horas. La bola de fuego, causada por una fuga de combustible, envolvió a todos los que se encontraban resguardados en la gasolinera y destruyó también varios edificios adyacentes.

Las fuertes lluvias y las consiguientes inundaciones en la capital de Ghana, que saturaron los servicios de emergencia, obligaron a los residentes de la ciudad a huir a zonas elevadas, a medida que calles, vehículos y bajos de edificios quedaban anegados por el agua y el lodo.

Miles de personas quedaron atrapadas y cientos se vieron obligadas a pasar la noche en sus lugares de trabajo -ante la imposibilidad de regresar a sus hogares- o incluso en los tejados de sus casas. Las autoridades ya han advertido que las tareas de rescate se prolongarán por lo menos hasta el lunes, y que la cifra de víctimas podría aumentar.