Ante la crisis, Turquía busca nuevos mercados fuera de la UE

Ante la lenta recuperación económica de la UE, tradicionalmente principal socio comercial de Ankara, el país euroasiático busca nuevos mercados de exportación en otros países.

Un reciente informe sobre las relaciones comerciales de Turquía elaborado para el Parlamento Europeo muestra que ante la lenta recuperación económica de la Unión Europea, tradicionalmente principal socio comercial de Ankara, el país euroasiático busca nuevos mercados de exportación en otros países fuera de la UE.
 
El estudio, publicado el pasado mes de abril para la Oficina General de Políticas Externas de la UE del Parlamento Europeo, analizaba el estado actual de las relaciones económicas y comerciales entre la Unión Europea y Turquía y muestra que el volumen comercial con la UE está cayendo gradualmente, mientras que se incrementan las relaciones comerciales con países fuera de la Unión.
 
Actualmente los principales socios comerciales de Turquía en la Unión Europea son Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España (por este orden), mientras que los principales socios comerciales fuera de la UE son Rusia, China, los Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos e Irán. Aunque tradicionalmente la Unión Europea venía siendo el principal socio comercial de Turquía, la crisis financiera mundial ha hecho cambiar este balance, y el informe muestra que a partir de 2008 estos últimos cinco países han tomado la delantera por delante de los de la UE.
«El comercio entre Turquía y los países de Oriente Medio también se está incrementando, pero todavía a niveles muy moderados», señala el estudio. «Históricamente, el comercio con estos países fue despreciado, y Turquía se mantenía orientada hacia el Oeste, no el Este. Ahora el comercio con los Emiratos Árabes Unidos, Irán y Siria se ha incrementado», agrega.
El informe indica que la caída en el volumen comercial con Europa a causa de la caída en la demanda en los países de la UE por el impacto de la crisis económica mundial parece haberse compensado con un incremento de intercambios comerciales con el Este, incluyendo los países árabes, Israel, y la zona del Cáucaso (Azerbaiyán, Armenia y Georgia). No obstante, el volumen comercial con estas naciones por ahora es muy pequeño y no está a la altura del de la UE.
El documento elaborado para el Parlamento Europeo concluye diciendo que Turquía debería continuar esforzándose por diversificar sus relaciones comerciales incrementando sus intercambios con los países de su región de influencia.