Al menos 38 muertos por la tormenta que asoló Madeira

Las autoridades de la isla portuguesa de Madeira, situada unos 400 km al norte de las Canarias, anunciaron que un mínimo de 38 personas habrían fallecido a consecuencia de la tormenta.

Las autoridades de la isla portuguesa de Madeira, situada unos 400 km al norte de las Canarias, anunciaron que un mínimo de 38 personas habrían fallecido a consecuencia de la violenta tormenta que arrasó la isla, aunque creen que la cifra real podría ser mucho mayor.
 
«Seguimos intentando averiguar cuántas personas siguen desaparecidas, por lo que la cifra final de muertos puede ser aun más alta», declaró a la prensa un responsable del servicio de protección civil de la isla. Hay además por lo menos una docena de desaparecidos.
Las autoridades de la isla atlántica confirmaron que hay 68 personas hospitalizadas en estado grave, y que el gobierno está habilitando albergues temporales para cientos de personas que se han quedado sin hogar. Las imágenes de televisión mostraban potentes torrentes de agua y lodo que cubrían las calles de la capital, arrastrando coches y derribando árboles. Varios puentes han sido destruidos hasta ahora, y las carreteras han quedado bloqueadas por avalanchas y corrimientos de tierra dejando aisladas varias partes de la isla.
 
El primer ministro portugués, José Socrates, que visitó anoche la zona de la catástrofe, declaró estar «absolutamente entristecido y conmocionado con las imágenes» de la isla, y pidió al país un esfuerzo conjunto para reconstruir las infraestructuras de la isla y superar lo que calificó como toda una «calamidad», mientras cientos de personas entre equipos de emergencia, rescate y militares han llegado a Madeira desde la península para ayudar a los damnificados.
 
El presidente de la Comisión Europea, el también portugués José Manuel Durão Barroso, mostró anoche la total disponibilidad de las autoridades europeas para ayudar a Portugal en lo que calificó como una «terrible catástrofe».