Al menos 30 rehenes muertos en la operación de rescate en Argelia

Algunas fuentes hablan de 34 rehenes muertos, incluyendo varios extranjeros, después de que el ejército argelino atacara a los secuestradores cuando intentaban huir hacia el desierto.

 

Al menos una treintena de rehenes murieron, entre ellos varios extranjeros, durante la operación de rescate que las fuerzas argelinas llevaron a cabo el jueves en una planta de procesamiento de gas ubicada en el desierto y capturada un día antes por militantes islamistas vinculados con Al-Qaeda.

Helicópteros militares de Argelia atacaron la planta en la que los extremistas islámicos mantenían secuestrados a numerosos trabajadores y ciudadanos extranjeros, matando al menos a treinta de ellos, además de a una docena de secuestradores. Entre los rehenes fallecidos habría al menos ocho argelinos, dos japoneses, dos británicos y un francés, mientras que la nacionalidad del resto de rehenes muertos no pudo precisarse. Otras fuentes hablaron sin embargo de 49 muertos, incluyendo 34 rehenes y 15 secuestradores.

La información no fue confirmada sin embargo por el gobierno argelino ni por funcionarios de los países implicados, que mantenían el jueves reservas sobre la cifra de bajas en la operación.

El portavoz de la «Brigada Enmascarada», el grupo que se adjudicó la responsabilidad de la captura del complejo, admitió el jueves que Abu el-Baraa -el líder de los secuestradores- había muerto también en el ataque aéreo, que fue llevado a cabo por helicópteros del ejército argelino cuando los militantes islámicos trataban de abandonar las instalaciones.

Los terroristas atacaron el miércoles el complejo de In Amenas, situado a unos 1.300 kilómetros al sur de Argel en pleno desierto del Sáhara y cerca de la frontera con Libia, y tomaron como rehenes a cientos de trabajadores incluyendo unos 40 extranjeros. Entre los retenidos se incluían ciudadanos británicos, japoneses, franceses, estadounidenses, malayos y noruegos.