8.000 pasajeros atrapados en los aeropuertos de Estambul

Los primeros vuelos comenzaron a partir el jueves por la mañana del aeropuerto Atatürk de Estambul, después de que muchos pasajeros tuvieran que pasar la noche en la terminal atrapados por la nieve.

Los vuelos con destino y salida del aeropuerto Atatürk de Estambul, el principal nudo de comunicaciones aéreo del país, comenzaron a reanudarse el jueves por la mañana pese a que las autoridades aeroportuarias prevén que pasen aún algunos días hasta que se recupere la completa normalidad, según informó la prensa turca.

Después de que las intensas nevadas –que han afectado especialmente al lado europeo de la ciudad y los alrededores del Bósforo- obligaran a suspender la actividad en Atatürk durante varias horas y a cancelar cerca de 370 vuelos de la aerolínea Turkish Airlines entre el miércoles y el jueves, los responsables de la compañía aérea han pedido a los pasajeros que se mantengan al tanto de la situación de su vuelo a través de la web o llamando al 444 0 849 antes de presentarse en el aeropuerto.

Las últimas estimaciones hablan de al menos 8.000 personas que se han visto afectadas por la cancelación de vuelos en Estambul, muchas de las cuales pudieron no obstante pasar la noche en hoteles próximos al aeropuerto Atatürk costeados por la propia Turkish Airlines; los menos afortunados, no obstante, bien por falta de espacio en unos hoteles ya de por sí al límite de su capacidad, o bien por los problemas en los desplazamientos por carretera a causa de la nieve, tuvieron que pasar la noche en la terminal del aeropuerto, donde la aerolínea turca informó que su personal había repartido unos 35.000 paquetes de comida a los viajeros.

A primera hora del jueves sin embargo comenzaban a despegar los primeros aviones gracias a los esfuerzos del personal y las quitanieves ayudados por una ligera mejora del tiempo, a medida que las nevadas comenzaron a perder intensidad hasta detenerse a partir del mediodía. Pese a que aún podría haber retrasos acumulados hasta el fin de semana, la Dirección General de la Autoridad Estatal de Aeropuertos (DHMİ) aseguró en un comunicado que los vuelos partirían sin demora a partir del jueves por la noche.

Las pésimas condiciones meteorológicas afectaron también a la autopista trans-europea TEM, una de las principales vías de comunicación que atraviesa la ciudad, que el miércoles por la noche sufrió un colapso debido a que muchos vehículos y camiones no pudieron seguir adelante por falta de cadenas de nieve, pese al aviso emitido horas antes por el gobernador de Estambul exigiendo su uso. Los servicios de ferry en toda la provincia continuaban sin funcionar el jueves, jornada en la que también permanecieron cerrados los colegios.

Según datos proporcionados por el ayuntamiento metropolitano de Estambul, las intensas nevadas de los últimos tres días han marcado todo un récord en la ciudad alcanzando cotas no vistas en 28 años; así en distritos como Çatalca –a las afueras del lado europeo- la nieve alcanzó un espesor de 75 centímetros: habría que remontarse hasta 1987 para ver los 63 centímetros que se alcanzaron entonces en algunas zonas de Estambul, en un crudo invierno que muchos aún recuerdan.

Las nevadas y las ventiscas causaron también otros muchos problemas, incluyendo el derribo de cerca de 200 árboles que en muchos casos provocaron cortes de tráfico. Así mismo el miércoles la línea de tranvía T4 –una de las más usadas de la ciudad- entre Habibler y Topkapı descarriló frente las antiguas murallas bizantinas de la ciudad a causa de la acumulación de nieve en las vías, afortunadamente sin mayores consecuencias para los pasajeros.

Las previsiones meteorológicas apuntan a que la cota de nieve subirá a lo largo del jueves y viernes hasta los 500-600 metros, sustituyendo la lluvia a la nieve; a partir del sábado las temperaturas continuarán ascendiendo incluso 10 ºC o más por encima de las actuales.