1453, la caída de Constantinopla a manos de los otomanos

El 29 de mayo de 1453 los turcos otomanos al mando del sultán Mehmet II tomaban la ciudad de Constantinopla, último reducto del otrora poderoso Imperio Bizantino, marcando así el final del Imperio Romano y de la Edad Media en Europa, si bien para esta época la ciudad fundada por Constantino apenas era una sombra de lo que había sido. En realidad la caída de Bizancio había comenzado siglos antes, cuando los cruzados saquearon la ciudad en 1204 durante la Cuarta Cruzada.