Un seísmo de 5,5 grados deja un muerto y decenas de heridos en Irán

El temblor dañó numerosos edificios y estructuras en la provincia de Hormozgan, al sur del país, provocando cortes en el suministro eléctrico y escenas de pánico.

Un potente terremoto de 5,5 grados en la escala Richter sacudió el jueves por la mañana el sur de Irán dejando al menos un muerto y más de 30 heridos, según las primeras estimaciones notificadas por la televisión estatal iraní.

El temblor dañó numerosos edificios y estructuras en la provincia de Hormozgan, al sur del país, provocando cortes en el suministro eléctrico y escenas de pánico, siendo la pequeña ciudad de Bastak (a unos 1.300 km al sur de Teherán) la población más afectada.

La televisión iraní informó además de varias réplicas tras el seísmo inicial, de hasta 4,5 grados. Según datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) el epicentro del terremoto se localizó a 47 kilómetros al sur de la ciudad de Lar, y a sólo 10,1 kilómetros de profundidad, lo que contribuyó a incrementar sus efectos.

Irán está atravesada por varias líneas de falla activas resultantes de la colisión entre las placas de Arabia y Euroasiática, y ha sufrido a lo largo de su historia numerosos y devastadores terremotos. Uno de los más graves y recientes fue el que arrasó en 2003 la histórica ciudad de Bam, al sureste del país, que tuvo una intensidad de 6,6 y dejó según estimaciones oficiales unos 30.000 muertos. En agosto de 2012 más de 300 personas murieron por otros dos seísmos que sacudieron el noroeste del país.