Un informe recomienda construir la polémica presa que inundará Hasankeyf

El macro-proyecto contribuirá a fomentar la economía y el empleo del sureste de Turquía pese a que inundará un área de enorme valor arqueológico y medioambiental, según los expertos.

Un informe presentado esta semana ante un tribunal que examina una demanda presentada contra la construcción de la presa de Ilısu, en la provincia de Batman (sureste de Turquía), reconoce que la obra inundará parte de la histórica ciudad de Hasankeyf pero dice que contribuirá de manera significativa al desarrollo de la economía de la región.

«Se espera que la Presa de Ilısu proporcione una importante contribución al desarrollo social, económico y cultural de la región y de sus alrededores. Las presas hidroeléctricas causan un daño mínimo al medioambiente en comparación con las centrales nucleares y térmicas», indica el informe, emitido más de una década después de que se presentara una demanda ante los tribunales de justicia de Turquía contra la construcción de este proyecto que inundará buena parte de la histórica ciudad de Hasankeyf, una pequeña población de unos 10.000 habitantes situada a orillas del río Tigris en la provincia suroriental de Batman, cuya historia se remonta al menos 2.000 años antes de Cristo. La zona alberga unos 550 lugares de interés arqueológico y en 1981 fue declarada por el gobierno turco Zona de Conservación Natural por su valor histórico y medioambiental.

El informe reconoce el importante valor histórico y arqueológico que tiene Hasankeyf -la principal población que se verá afectada por la construcción de la presa- pero señala que los objetos de valor que se hallan en la zona pueden ser trasladados. Además añade que en todo el mundo la construcción de presas hidroeléctricas han contribuido a desarrollar la economía local, a crear puestos de trabajo y a fomentar el comercio y el transporte.

El documento fue presentado ante el tribunal administrativo de la provincia suroriental de Diyarbakır, y ha sido elaborado por los catedráticos Necati Ağiralioğlu (experto del departamento de ingeniería civil de la Universidad de Estambul), Feridun Özgümüş (experto en historia bizantina) y Şevket Dönmez (arqueólogo de la Universidad de Estambul).

El gobierno de Turquía defiende la construcción de la presa de Ilısu, un macro-proyecto que según las autoridades turcas permitirá proporcionar energía y regadíos abundantes fomentando la economía y el empleo en la empobrecida región sureste del país. Los expertos creen que una vez terminada, la presa aportará 300 millones de dólares anuales a la economía turca.

Los grupos opuestos al proyecto alegan sin embargo que su construcción inundará una obra de incalculable valor histórico y medioambiental, y acusan al grupo de expertos que ha elaborado el último informe de no ser imparcial por su relación con instituciones del Estado; además señalan que el documento no deja claro cómo se trasladarán o conservarán los objetos que sean salvados, ni se habla de qué pasará con los 550 lugares de interés arqueológico que el documento reconoce.