Turquía exige también libertad de circulación para sus ciudadanos

El ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu urgió a la Unión Europea a que aplique a los ciudadanos turcos la libertad de viajar sin necesidad de visado, tal y como acaba de hacer con Serbia.

El ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu urgió a la Unión Europea a que aplique a los ciudadanos turcos la libertad de viajar sin necesidad de visado, tal y como acaba de hacer con Serbia, Montenegro y Macedonia, países que ni siquiera tienen el estatuto de candidatos a la UE.
 
«Resulta inaceptable que ciertos países balcánicos que están aún en las fases iniciales del proceso de ingreso (en la UE) y no han siquiera iniciado las negociaciones hayan entrado en (el espacio) Schengen, mientras que Turquía, teniendo en cuenta el nivel que han alcanzado las relaciones Turquía-UE, no lo haya hecho», declaró Davutoğlu a la prensa el sábado.
 
Davutoğlu destacó que el gobierno turco está determinado a seguir adelante con el camino de ingreso en la UE a pesar de los continuos obstáculos y decepciones que llegan desde el bloque de los 27. «No es un proceso relacionado únicamente con la apertura o el bloqueo de capítulos (de las negociaciones). Consideramos tanto los aspectos domésticos como internacionales de nuestra pertenencia a la UE. Estamos determinados a seguir adelante por el objetivo final de Turquía, no por los obstáculos que existen».
La UE anuló este sábado la exigencia de visado en los países de la zona Schengen para los ciudadanos de Serbia, Montenegro y Macedonia. Turquía inició oficialmente las negociaciones para el ingreso en la Unión Europea en 2005 y mantiene desde hace décadas un acuerdo de unión aduanera con la UE.
 
Recientemente una sentencia del Tribunal Europeo de Estrasburgo establecía que en virtud de este acuerdo los ciudadanos turcos que necesitaran desplazarse por razones de trabajo por los países de la Unión estaban exentos de la exigencia de visado, pero por ahora pocos países han llevado a la práctica esta sentencia, aliviando los duros trámites que han de pasar los ciudadanos turcos para poder optar a un visado que no siempre se les concede.