Suspendido el encuentro en Di̇yarbakır por agresiones del público

El encuentro que el Bursaspor disputó ayer sábado en la ciudad suroriental de Diyarbakır, en la 24ª jornada de la liga de fútbol turca, tuvo que ser suspendido en el minuto 17.

El encuentro que el Bursaspor disputó ayer sábado en la ciudad suroriental de Diyarbakır, en la 24ª jornada de la liga de fútbol turca, tuvo que ser suspendido en el minuto 17 después de que numerosos seguidores del Diyarbakırspor comenzaran a arrojar objetos al campo, causando varios heridos.
 
Corría el minuto 17 del partido que se disputaba en el Estadio Atatürk de Diyarbakır, cuando el Bursaspor se disponía a realizar un saque de córner. En ese momento los seguidores del equipo local comenzaron a arrojar objetos al jugador que había acudido al saque, hiriendo al árbitro asistente que se encontraba junto a él, que quedó tendido en el suelo. La policía antidisturbios tuvo que intervenir para proteger a los jugadores de Bursa y los árbitros, que corrieron a refugiarse en los vestuarios mientras los jugadores del Diyarbakırspor pedían a sus seguidores que se calmasen y cesasen su actitud. El propio presidente del club, Çetin Sümer, salió al campo para pedir al público que dejase de arrojar objetos y contra los jugadores del Bursaspor, pero todo fue en vano.
 
Tras ordenarse el desalojo del campo, la policía aún tuvo que emplearse a fondo para dispersar a varios seguidores violentos del Diyarbakırspor que seguieron con su actitud fuera del estadio. Aún no están claras las repercusiones que este suceso tendrá para el equipo de Diyarbakır, a la espera de una resolución de la Federación de Fútbol Turca, pero es de esperar que la sanción sea ejemplarizante. Los sucesos violentos ya habían empezado en los preliminares del partido, que tuvo que empezar seis minutos después de lo previsto debido a que los seguidores del equipo local estaban arrojando objetos tras la postería de Bursaspor, lo que causó heridas a un fotógrafo de la prensa en la cabeza.
La animosidad entre los dos equipos no viene sin embargo de ahora. De hecho, los seguidores del Bursaspor no se desplazaron a Diyarbakır para animar a su equipo después de lo ocurrido el pasado 26 de septiembre en el partido de ida de la liga, cuando estos recibieron a los jugadores del Diyarbakırspor con banderas turcas y cánticos como «Somos turcos, somos soldados» o «Feliz es aquel que puede llamarse turco». Ya en el encuentro, varios fans del Bursaspor arrancaron los asientos de plástico del estadio y comenzaron a arrojárselos a los seguidores del Diyarbakırspor que se habían desplazado hasta Bursa. La policía tuvo que intervenir entonces para evitar incluso que ambas aficciones cruzasen las vallas que les separaban y llegasen a las manos, a pesar de lo cual 10 seguidores del Diyarbakırspor -incluyendo una mujer- resultaron heridos.
La rivalidad entre ambas aficciones, como tristemente suele pasar a menudo en un deporte como el fútbol, hunde sus raíces en las diferencias políticas. Los seguidores del Bursaspor son conocidos por su patriotismo -que muchos tildan de nacionalismo exacerbado-, y a menudo identifican al Diyarbakırspor con el nacionalismo kurdo y por extensión con el grupo terrorista PKK.