Segundo ataque en 24 horas contra una mezquita en Estambul

Dos desconocidos entraban el miércoles en un templo de la comunidad chií de Estambul sólo un día después de que parte del edificio ardiera tras un incendio provocado.

Una mezquita perteneciente a la comunidad chií de Estambul ha sido atacada por personas desconocidas que entraron en ella en la madrugada del miércoles, justo un día después de que el templo sufriera un incendio provocado tras haber recibido amenazas.

Según testigos al menos dos desconocidos penetraban en la madrugada del miércoles en la mezquita de Muhammediye, ubicada en el distrito estambulita de Esenyurt y perteneciente a la rama jafari del Islam chií (mayoritaria entre los musulmanes chiíes); tras trepar por el tejado y romper el cristal de la cúpula, ambos intrusos permanecieron en el interior durante unos diez minutos antes de irse, aunque en esta ocasión los daños fueron menores y no hubo ningún incendio.

En declaraciones hechas el miércoles a la prensa tras este nuevo incidente por Hamza Aydın, el imam de la mezquita, éste explicó que los dos desconocidos provocaron daños de diversa consideración en varias zonas del templo, y que consiguieron entrar pese a las medidas de seguridad adoptadas por la policía tras el incendio intencionado que destruyó el martes el púlpito y la biblioteca de la mezquita.

“El muecín ha dicho que destrozaron varias cosas como libros, Coranes, o su propia estancia. Pero no se llevaron ni quemaron nada”, dijo Aydın, añadiendo que según le confirmaron los testigos que presenciaron todo, los dos intrusos les amenazaron y les advirtieron que no debían llevarse a cabo oraciones en la mezquita.

“Esto no es un problema entre chiíes y sunníes”, afirmó no obstante el imam, haciendo un llamamiento a la calma entre ambas comunidades religiosas. Según Aydın estos ataques no son obra de sunníes sino que son “algo diferente”: “Hemos vivido juntos y en paz con los sunníes durante muchos años. Este incidente no tiene nada que ver con ser sunní o chií. Esto es otra cosa. No permitiremos que nadie perturbe nuestra paz”.