Pánico en un vuelo de Turkish Airlines por un posible caso de Ébola

Las autoridades del aeropuerto internacional Atatürk establecían el martes la cuarentena para una pasajera procedente de Nigeria que manifestó síntomas parecidos a los del virus.

Las autoridades del Aeropuerto Internacional Atatürk de Estambul tomaban el martes medidas de cuarentena después de que una pasajera a bordo de un vuelo procedente de Lagos –la capital de Nigeria- comenzara a manifestar durante el viaje varios síntomas propios del virus del Ébola.

La mujer, que según indicaron algunos medios estaba embarazada y viajaba acompañada de un menor, comenzó a sentirse mal y a manifestar abundante fiebre durante el trayecto entre Lagos y Estambul. Nigeria es uno de los últimos países donde se ha manifestado el mortal virus que está afectando a la región de África Noroccidental.

Equipos paramédicos alertados por la tripulación del avión entraban el martes en el aparato después de que éste aterrizase en el aeropuerto Atatürk, y trasladaban a la mujer y a su hijo a un centro médico para practicarle varias pruebas y someterla a cuarentena. Un portavoz de la compañía Turkish Airlines que operaba el vuelo entre Nigeria y Turquía confirmó el incidente, añadiendo que el aparato había sido “desinfectado como medida de precaución”.

Según informó la prensa turca, los test practicados a la mujer y a su hijo habrían determinado que ésta no es portadora del virus. Un grupo de pasajeros que la acompañaban fueron puestos también en cuarentena por las autoridades turcas, que están controlando a los pasajeros procedentes de países africanos para evitar la propagación del virus. Si bien por ahora no hay ninguna prohibición en vigor sobre viajar a estos países, el Ministerio de Exteriores de Turquía ha advertido a aquellos ciudadanos que lo hagan que eviten lugares concurridos o comer carne de animal, que extremen la higiene, y que acudan inmediatamente a un centro médico en caso de que comiencen a manifestar los síntomas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus del Ébola se transmite por contacto directo con la sangre o fluidos corporales de una persona infectada, pero no a través del aire o de un contacto esporádico. Los síntomas iniciales son parecidos a los de la gripe, con fiebre alta, dolor de cabeza intenso, fatiga y dolor muscular, pero pocos días después comienzan a manifestarse fallos en los órganos y hemorragias internas.

Los últimos datos de la organización muestran que la enfermedad, para la que no se conoce tratamiento o cura, ha matado ya a 1.013 personas en África e infectado  a otras 1.848. El martes las autoridades españolas confirmaban la muerte de la primera víctima europea del virus, después de que el padre Miguel Pajares, un sacerdote de 75 años infectado con el virus en Liberia mientras trabajaba con una ONG, falleciese en el hospital Carlos III de Madrid donde se encontraba ingresado.