Las grietas obligan a paralizar el proyecto para ganar tierra al mar en Üsküdar

La aparición de varias grietas junto a la histórica mezquita otomana de Şemsi Paşa, del siglo XVI, ha obligado al ayuntamiento de Estambul a suspender los trabajos para crear un gran área peatonal de 12.000 metros cuadrados sobre una zona que ahora es mar.

Las autoridades municipales suspendieron esta semana las obras del nuevo proyecto de peatonalización en el distrito de Üsküdar, en la orilla asiática de Estambul, después de que aparecieran varias grietas preocupantes junto a la histórica mezquita de Şemsi Paşa, construida en 1580 por el famoso arquitecto otomano Mimar Sinan.

Según informaron esta semana medios turcos, las grietas comenzaron a aparecer en el suelo y la base del edificio tras el inicio de las obras puestas en marcha por el ayuntamiento de Estambul para rellenar la zona de mar ubicada entre la mezquita y la terminal de ferries de Üsküdar, un polémico proyecto criticado tanto a nivel social como por muchos expertos que consideran que tendrá un gran impacto visual en una zona de notable valor histórico.

Tras lo ocurrido, el alcalde metropolitano de Estambul, Kadir Topbaş, anunció que la construcción frente a la histórica mezquita había sido detenida y que el proyecto será reevaluado, una información que confirmó a su vez el alcalde del distrito de Üsküdar, Hilmi Türkmen, quien señaló que se estudiará la posibilidad de usar un método distinto para rellenar el mar, o bien incluso preservar la zona tal y como está.

Las obras de construcción de una gran área peatonal en torno a los muelles de Üsküdar –donde se sitúa también la entrada por el lado asiático para el túnel submarino Marmaray– fueron aprobadas por el consejo municipal en diciembre del año pasado con los votos en contra de los concejales del partido opositor CHP.

El proyecto prevé que un área de 12.000 metros cuadrados que actualmente está cubierta por el agua sea rellenada mediante la colocación de grandes pilares rellenos de cemento anclados al fondo marino, con el objetivo de dar más espacio peatonal a una zona con un elevado tránsito de personas y que representa un importante nudo de comunicaciones en la ciudad. Precisamente los trabajos para anclar estos pilares al fondo serían los que habrían provocado la aparición de grietas en la base de la mezquita otomana.

Aunque el informe presentado por las autoridades municipales para justificar el proyecto señala que éste traerá importantes mejoras a la zona, permitiendo a los peatones tener acceso directo al agua y conservar la identidad histórica del área, el proyecto ha recibido numerosas críticas tanto en las redes sociales como por parte de varios expertos. Si el plan sigue adelante bajo su actual configuración la mezquita de Şemsi Ahmet Paşa, que actualmente se encuentra a sólo cuatro metros del mar, pasará a estar a 24 metros de la orilla.