La segunda caja negra confirma que Lubitz quiso estrellar el avión