La economía turca crecerá este año un 7,8%, según el FMI

La economía de Turquía podría crecer hasta un 7,8% en 2010, más del doble de las expectativas para los países con mayor crecimiento de Europa.

La economía de Turquía podría crecer hasta un 7´8% en 2010, más del doble de las expectativas para los países con mayor crecimiento de Europa, según las previsiones hechas públicas en su último informe por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La anterior previsión del FMI, publicada hace un mes, situaba el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de Turquía en el 6´1% para este año, mientras que su predicción global para los países emergentes en Europa, que incluye Turquía pero no a Rusia, se situaba en el 3´7%. Ahora en su nuevo informe publicado ayer miércoles, el organismo financiero internacional con sede en Washington aumenta las expectativas de crecimiento de la economía turca basándose en un gasto de los consumidores más fuerte de lo previsto, una de las bases de la economía del país euroasiático.

En su informe, el FMI señaña que Turquía está saliendo de la crisis financiera global mucho más rápido que la mayoría de sus vecinos en Europa a causa entre otros factores de una banca fuerte y de la progresiva normalización del comercio global y los flujos de capital. La previsión de crecimiento para Turquía en 2010 la sitúa el FMI en el 7´8%, mientras que para 2011 estima que disminuirá hasta el 3´6%.

El PIB de Turquía ya creció durante el segundo trimestre de este año un 10´3% sobre una base anual (comparado con el mismo período del año anterior), tras haberse expandido un 11´7% durante el primer trimestre. No obstante el ministro de Finanzas Mehmet Şimşek ya declaró el pasado 15 de septiembre que estimaba un descenso del crecimiento en la segunda mitad del año, previendo que en conjunto el crecimiento de Turquía para 2010 se situaría de media entre el 6 y el 7%, unas estimaciones sin embargo por debajo de las que apunta el FMI.

El gobierno turco decidió el pasado mes de marzo dar definitivamente por zanjadas las negociaciones con el FMI para un posible nuevo préstamo al considerar que la economía del país euroasiático no necesitaba la ayuda del organismo. Además el ejecutivo del AKP ha aparcado sus planes legislativos para limitar el déficit público al considerar que un recorte de gastos en este momento podría afectar al crecimiento, aunque algunos expertos la han criticado. El FMI prevé que el déficit turco se sitúe en el 5´2% del PIB para este año y en el 5´4% para 2011.

Por otro lado, el FMI apunta en su informe publicado ayer que la inflación para este año se situará de media en el 8´7%, y que para 2011 caerá hasta el 5´7%. El Banco Central Turco (TMB), que mantiene desde hace casi un año unos intereses inusualmente bajos (7%), anunció el martes que la inflación se había situado en septiembre en el 9´2% y que iría bajando gradualmente en los próximos meses, manteniendo sus previsiones del 6´5% para finales de año.

Por otro lado la agencia Moody´s Investors Service de calificación internacional anunciaba el martes que elevaba la calificación de los bonos turcos de «estable» a «positivo», citando para ello mejores en la economía del país euroasiático y una mejor gestión de la deuda. «La economía de Turquía ha demostrado ser inesperadamente robusta y se ha recuperado hasta los niveles anteriores a la crisis», dijo una analista responsable de la agencia en un comunicado.