LA DEFENSA VUELVE A CONDENAR AL FENERBAHÇE QUE CAYÓ EN OPORTO

El conjunto de Kadıköy cayó en Portugal por tres goles a uno ante un buen Oporto, jugando un partido francamente mediocre en defensa y sin ideas en el centro del campo.

La primera parte comenzó con el Oporto dominando, jugando en la mitad turca del terreno de juego y llevando peligro a la meta defendida por Volkan Demirel. Mientras tanto el Fenerbahçe se mostraba muy inseguro las pocas veces que tenía el balón. Las buenas combinaciones y juego en equipo del conjunto portugués dieron pronto sus frutos, pues en el minuto 11 de partido Lisandro López remató a la red un buen centro de Raúl Meireles. El Oporto siguió presionando al Fener que era incapaz de sacar el balón sin problemas. El equipo portugués tardó solamente dos minutos para volver al marcar. Esta vez fue Lucho González quien empalmó solo una volea desde la frontal del área a pase de Cristián Rodríguez ante la que nada pudo hacer Volkan. Los problemas no acaban allí para el equipo turco, ya que el Oporto siguió dominando el encuentro estando muy cerca de sentenciar el partido definitivamente. De nuevo Lisandro llevó peligro a la portería turca en un contraataque en el que se quedó solo ante el portero pero envió el balón por encima del larguero al intentar una complicada vaselina. El Fenerbahçe apenas había jugado en el territorio luso mientras que el Oporto se encontraba al borde de su tercer gol. Sin embargo, tras una galopada por la banda izquierda, Uğur Boral, el mejor del Fener en la primera mitad, colgó un balón que remató Alex y despejó con dificultad el guardameta rival. El rechace lo aprovechó Güiza para, con escaso ángulo, marcar el primer gol de su equipo. Tras el gol el Fenerbahçe pareció recobrar la tranquilidad y compostura. No obstante el Oporto daba mucha más sensación de peligro. Así concluyó la primera mitad, con un Oporto muy superior y un Fenerbahçe con serios problemas en defensa, aún así un incierto 2-1 campeaba en el marcador.

Antes de comenzar la segunda parte entro Josico por Selçuk Şahin, quien no había estado acertado. El jugador español le dio otra imagen al Fenerbahçe, dándole control y constancia en el centro del campo. Sin embargo, el mal fario persiguió a los turcos y Josico se lesionó en el minuto 52, siendo sustituido por Burak Yılmaz. A partir de ese momento el Fenerbahçe volvió a parecerse al de la segunda parte y el Oporto también bajó su nivel. A partir del minuto 70 el partido comenzó a animarse de nuevo, no por buen juego sino por la emoción de la posible cercanía del empate del Fener. Sendos centro al área de Roberto Carlos y Gökhan Gönül estuvieron cerca de ser rematados por Güiza, quien si llegó a conectar con el balón solo en el área lusa en otro centro del lateral brasileño, pero el balón se marchó fuera. Cabe destacar dos claros penaltis cometidos sobre Güiza y Lugano que no fueron pitados por el casero árbitro francés. Ya en el descuento, con el Fenerbahçe acelerado buscando el empate, Lino, que acababa de entrar el terreno de juego, aprovechó el enésimo error defensivo del los Canarios Amarillos para sentenciar el partido. Los nervios del Oporto desaparecieron con este tanto. Y así fue como terminó el encuentro, con un visible 3-1.

El Fenerbahçe volvió a cometer lo mismo errores en defensa que en la liga y eso le ha costado el partido. Lo único positivo que puede sacar Luís Aragonés es el reencuentro de Dani Güiza con el gol. Sin embargo siguen pesando las ausencias de Şentürk y Edu Dracena, y el nivel de Emre, que todavía se encuentra muy lejos del gran jugador que fue.

Tras este resultado y el 1-1 entre el Arsenal y el Dinamo en Kiev aúpan al Oporto líder con tres puntos. Aún así, el grupo sigue bastante abierto.