Grecia advierte que España podría ser la siguiente

El ministro de Economía griego, George Papaconstantinou, declaró ayer que los graves problemas fiscales que sufre Grecia forman parte de un problema mayor de la eurozona.

El ministro de Economía griego, George Papaconstantinou, declaró ayer que los graves problemas fiscales que sufre Grecia forman parte de un problema mayor de la eurozona, y que otros países como España o Portugal podrían sufrir los mismos futuros en el futuro.
 
El ministro heleno aseguró que otros países miembros de la zona euro son susceptibles de lo que calificó como «un ataque sin precedentes de los especuladores», razón por la que aseguró que el problema de Grecia no es exclusivo de este país.
Fue el primer ministro griego Giorgos Papandreu quien afirmó recientemente que su país ha sido víctima de un brutal ataque especulativo que ha elevado el coste de los préstamos griegos a niveles récord desde que se estableció el euro. «El país no puede quedar a merced de sus acreedores y de los mercados», dijo Papandreu, al tiempo que subrayó que los altos intereses de los intereses de la desbocada deuda griega están asfixiando la economía del país.
 
La causa sin embargo hay que buscarla en las enormes cifras de déficit presupuestario que ha alcanzado la economía del país, en las serias dudas de los inversores extranjeros de poder recuperar sus préstamos ante una situación económica que ronda la quiebra y una evasión fiscal endémica, y tras las denuncias de que las cuentas públicas griegas fueron falseadas durante años para ocultar la situación real de su economía. Todo ello llevó a las agencias de calificación internacionales a rebajar considerablemente la fiabilidad de la deuda griega, y provocó un aumento de la especulación en los mercados financieros sobre la que sería la primera quiebra de un país de la zona euro.
 
Mientras tanto, la Comisión Europea pedirá este miércoles a Grecia nuevas medidas para reducir su elevado déficit y su deuda, evitando así el riesgo de una suspensión de pagos en el país. Bruselas anunció que someterá las cuentas públicas griegas a una vigilancia reforzada, y además expedientará al gobierno griego por la mala calidad de las estadísticas presupuestarias que ha estado entregando a las autoridades comunitarias en los últimos años, y que han falseado los problemas económicos del país y le hicieron entrar en el euro sin cumplir los requisitos necesarios.
 
Atenas ha asegurado a sus socios europeos que reducirá su déficit público del 12´7% del PIB que alcanzó en 2009 hasta el 2´8% en 2012. El anterior ejecutivo griego había declarado que el déficit para 2009 de la economía griega rondaría el 3´7% del PIB. El Ejecutivo comunitario tiene previsto exigir además «reformas estructurales» serias para afrontar los problemas de competitividad que padece la economía de Grecia.