FINALIZA LA VISITA DE BARROSO, SIGUEN LOS DEBATES EN TURQUÍA

El Presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, animó el sábado al gobierno turco a realizar más reformas para llegar a ser un miembro pleno de la Unión Europea, lo que describió como un objetivo común tanto para Bruselas como para Ankara.

Barroso, poniendo fin así a una visita de tres días a Turquía, dijo que durante su estancia se había reunido con el Presidente turco Abdullah Gül, con el Primer Ministro Recep Tayyip Erdoğan y con otros responsables políticos turcos.

\»Sigan adelante por el camino de las reformas por el bien del país y para acercar más al país a la pertenencia plena a la UE\», dijo Barroso a los periodistas durante una conferencia de prensa en el aeropuerto internacional Atatürk de Estambul, poco antes de su partida. \»La Unión Europea está comprometida a continuar las negociaciones para la adhesión, y agradece el apoyo de todas aquellas personas en Turquía que quieren que su país avance hacia la incorporación a la UE\».

Barroso anunció durante su estancia en Turquía que otros dos capítulos de las negociaciones con Turquía serían abiertos en julio, y dijo que el veredicto del Tribunal Constitucional de Turquía sobre la demanda de ilegalización presentada contra el AKP debería estar basado en las normas de la UE. El Presidente de la Comisión Europea dijo no obstante que nadie debería esperar que la UE adoptara una postura acerca de los debates sobre el secularismo en Turquía.

Durante su visita Barroso tuvo ocasión también de entrevistarse con los líderes de los principales partidos de la oposición kemalista y nacionalista de Turquía, que le pidieron que la Unión Europea no interfiriera en la política interna turca y \»comprensión\» hacia las particularidades del país. Durao Barroso respondió señalando que la UE insiste en tres aspectos fundamentales: democracia, constitucionalismo y laicismo, y subrayó que los tres debían ir juntos.

Al hilo de esos debates y de la acusación que pesa sobre el partido en el gobierno, este sábado tenía lugar una manifestación en Ankara pidiendo la ilegalización del AKP y que la Unión Europea no interfiriera en la política interna del país. La protesta no logró reunir sin embargo más que a unas 20.000 personas, según la policía turca. Precisamente una encuesta de la empresa MetroPOLL publicada hace pocos días por el diario turco Today´s Zaman aseguraba que entre un 65 y un 70% de los turcos están en contra de la ilegalización del AKP, y no ven en el partido del Primer Ministro Erdoğan una amenaza al laicismo que rige el país.

Por su parte Erdoğan calificaba la visita de Durao Barroso a Turquía de muy positiva, pero negaba que el proceso de reformas se hubiera desacelerado. \»Turquía continua por el camino de las reformas con la misma determinación, a pesar de todos los obstáculos y acontecimientos que tratan de impedirlo\», dijo el primer ministro turco, quien también aseguró que Turquía estaba incluso por delante de al menos 10 países miembros de la UE en cuanto a cumplimiento de los criterios políticos y económicos para entrar en la Unión. Erdoğan criticó los argumentos dados en Europa por algunos detractores de la adhesión de Turquía, e hizo incapié además en que no todos los países miembros de la UE eran geográficamente parte de Europa. \»Es imposible para nosotros aceptar esto, ¿van a estar preguntando constantemente si Turquía es europea o no? Geográficamente, Turquía es europea y al mismo tiempo asiática. Esto es lo que le da la riqueza a Turquía\».