Estados Unidos confirma la muerte de una cooperante secuestrada por el IS

Kayla Jean Mueller permanecía desde agosto de 2013 en manos del Estado Islámico, que días atrás anunció su muerte durante los bombardeos que Jordania efectuó en represalia por el asesinato de su piloto.

Estados Unidos confirmó el martes que Kayla Jean Mueller, una cooperante estadounidense que el autoproclamado Estado Islámico (IS) había mantenido secuestrada desde hace más de un año, falleció días atrás en cautividad según los propios secuestradores habían comunicado a sus familiares.

“Nos sentimos desolados al informar que hemos recibido la confirmación de que Kayla Jean Mueller ha perdido la vida. Kayla era una devota y compasiva trabajadora humanitaria, que dedicó toda su joven vida a ayudar a aquellos que necesitaban libertad, justicia y paz”, informaba sus afligidos padres y su hermano en un comunicado.

La muerte de la joven, de 26 años de edad, era confirmada también por la Casa Blanca a través de un comunicado del presidente Barack Obama, que destacó de la víctima su lucha por la libertad y dijo “representa lo mejor de Estados Unidos”. “Kayla Mueller empleó esta libertad tan estimada (por ella) para mejorar las vidas de otros. Por la forma en que vivió su vida, encarnó todo lo que es bueno en nuestro mundo”, señaló Obama en el comunicado.

Las dudas sobre el estado de la joven comenzaron a surgir después de que el pasado viernes el IS afirmara que ésta habría muerto durante uno de los bombardeos que cazas jordanos efectuaron contra instalaciones y fuerzas del grupo extremista en su principal bastión en la ciudad siria de Raqqa, en represalia por la difusión un día antes de un video en el que el Estado Islámico mostraba cómo quemaban vivo a un piloto de Jordania capturado en diciembre de 2014.

Secuestrada en la ciudad de Alepo en agosto de 2013 en compañía de otro cooperante, aún persisten sin embargo varios interrogantes tanto sobre la captura como sobre la muerte de Mueller, de la que el IS culpó a los bombardeos de Jordania como parte de la coalición internacional liderada por Estados Unidos; un extremo negado sin embargo por el secretario de Estado norteamericano John Kerry, que el martes insistía en que “el IS, y sólo el IS, es el causante de que Kayla ya se haya ido”.

“Como nuestros amigos jordanos, nuestra resolución es derrotar sin vacilación a este vil y horrendo insulto al mundo civilizado, y destruir a los terroristas cuyas acciones –matar mujeres, matar a niños, quemar a gente viva- son un insulto a la religión a la que falsamente aseguran representar”, afirmó Kerry en un comunicado difundido por su oficina.