El restaurador de los mosaicos de Hatay niega las acusaciones de \’\’chapuza\’\’

Medios de comunicación y redes sociales de Turquía difundían hace una semana unas fotos que mostraban supuestamente errores en la restauración de unos famosos mosaicos romanos de un museo de Hatay.

Celal Küçük, el restaurador al cargo de los trabajos de rehabilitación de los antiguos mosaicos expuestos en el Museo Arqueológico de Hatay -inaugurado en 2014 y que alberga la segunda mayor colección de mosaicos romanos del mundo– ha negado las acusaciones de errores o daños en la restauración de las piezas, tal y como había sostenido un artesano local citado por la prensa y que desató la polémica días atrás.

Según afirmó Küçük, las acusaciones de “chapuza” que llenaron titulares y comentarios en redes sociales a principios de este mes –incluso con burlas comparando la restauración con el caso del Ecce Homo de Lorca (España)- eran falsas, siendo así que con que una sola tesela (pieza) de los mosaicos se moviese un centímetro de su lugar original, el mosaico entero cambiaría de tamaño, algo que no ha ocurrido.

“Hay unas 10.000 teselas en el mosaico de Isis. El mosaico entero se agrandaría incluso si movieses las teselas un milímetro”, insistió Küçük, explicando que se toman fotos de los paneles antes de la restauración y que las dimensiones no han cambiado.

“Las dimensiones del mosaico de Isis son de 2,30 metros de ancho por 1,36 metros de alto. Estas dimensiones eran las mismas tras la restauración. Si el rostro (de Isis) se hubiera expandido como se mostró en las fotos (publicadas en diferentes medios), nos habría sido imposible mantener el tamaño (original)”, dijo Küçük.

El propio Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía había negado el pasado 6 de mayo por boca de su titular las alegaciones, diciendo que la investigación puesta en marcha había demostrado que las fotografías con los supuestos errores difundidas en la prensa e Internet habían sido alteradas o correspondían a las fases iniciales de la restauración. «La historia publicada no tiene base científica, y además va en contra de la ética periodística», dijo entonces el ministro Ömer Çelik.