El primer ministro del Kurdistán iraquí visita Ankara

Nechirvan Barzani llegó el miércoles a Turquía en una visita de varios días que busca afianzar las crecientes relaciones con Ankara, y en la que la tensa situación política en Irak y la lucha contra el PKK serán los principales puntos de la agenda.

Nechirvan Barzani, primer ministro del gobierno autónomo kurdo del norte de Irak, llegó el miércoles a la capital de Turquía en una visita oficial de varios días en la que tiene previsto reunirse con el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan, el presidente de la República Abdullah Gül y el ministro de exteriores del país, Ahmet Davutoğlu.

El viaje de Barzani a Turquía es una muestra más de las crecientes relaciones entre la administración kurdo-iraquí y Ankara, unas relaciones que pasan por su mejor momento gracias a los crecientes lazos económicos y políticos entre los dos gobiernos, especialmente debido a las crecientes reticencias que los kurdos de Irak mantienen acerca del gobierno central de Bagdad.

De hecho la agenda del primer ministro kurdo incluirá probablemente entre otros temas la tensión política entre chiíes, sunníes y kurdos en Irak, el deterioro de la situación en Siria, o el aumento de los cada vez mayores lazos comerciales entre Turquía y el Kurdistán iraquí. Además Turquía sin duda pondrá sobre la mesa nuevamente la opción de realizar operaciones conjuntas contra la presencia en territorio del norte de Irak del grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que tiene sus principales bases en las montañas iraquíes fronterizas con Turquía, desde las que realiza incursiones en territorio turco.

Precisamente uno de los factores que ha contribuído en los últimos años a la mejora de las hasta hace poco tensas relaciones entre el norte de Irak y Ankara es la posición del gobierno de Arbil respecto al PKK, al que en varias ocasiones ha pedido que abandone las armas y defienda sus ideas pacíficamente por vías políticas.

La visita de Barzani se produce menos de un mes después de que el presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, viajara también a Turquía en una visita oficial de dos días de duración en la que la situación interna de Irak y la lucha contra el terrorismo del PKK fueron los puntos principales de la agenda. Barzani también trató con las autoridades turcas la delicada situación política en Irak, donde el vice presidente sunní Tariq al-Hashemi se exilió primeramente a la región kurda de Irak y posteriormente a Turquía después de que el primer ministro chií de Irak, Nuri al-Maliki, ordenara su arresto acusándole de organizar varios asesinatos.

Desde entonces la tensión de Bagdad con Arbil y Ankara ha ido en aumento, y mientras la administración kurda de Irak y el gobierno turco acusan a Al-Maliki de intentar monopolizar el poder y marginar a la minoría chií y kurda del país, el primer ministro iraquí afirma que Turquía intenta inmiscuirse en la política interna de Irak. De hecho el gobierno turco descartó recientemente entregar a la Interpol a petición de Irak a Al-Hashemi, a quien sigue considerando el vice presidente legítimo de los iraquíes.