El ministerio del interior turco reconoce excesos policiales en las protestas del Gezi Park

Los inspectores han determinado que hubo negligencias graves y que se permitió que agentes vestidos de civil y sin identificación reprimieran las protestas usando palos.

Una investigación puesta en marcha por el Ministerio del Interior de Turquía ha concluido que la policía turca empleó un uso desproporcionado de la fuerza contra las protestas desatadas a finales mayo en todo el país, a raíz de los incidentes en el Gezi Park de Estambul.

Según informó el lunes el diario turco Milliyet, inspectores del ministerio del interior revisaron la actuación de los agentes en varias ciudades, incluyendo Estambul, Ankara, İzmir o Antalya, utilizando para ello grabaciones de cámaras de seguridad. Además los inspectores han solicitado ya permiso al ministro Muammer Güler para interrogar a los sospechosos de haber cometido excesos durante las protestas.

Los inspectores han determinado que varios altos mandos policiales cometieron negligencia al permitir que agentes vestidos con ropas civiles participaran en la represión de las protestas armados con palos, que no están incluidos entre el material antidisturbios usado por la policía turca. Así mismo muchos policías no vestían chalecos ni ropas que los identificaran como tales.

La investigación ha determinado también que hubo negligencias que permitieron que manifestantes incendiaran durante las protestas un edificio del partido gobernante AKP en la ciudad de İzmir.