El gobierno turco cancela la licencia de emisión de una TV vinculada a Gülen

El Consejo Supremo de Radio y Televisión de Turquía (RTÜK) anunció el miércoles que retiraba la licencia de emisión para Kanaltürk, que a partir de ahora sólo podrá emitir en la región del Mármara.

El Consejo Supremo de Radio y Televisión de Turquía (RTÜK) anunció el miércoles la decisión de suspender las emisiones nacionales del canal de televisión Kanaltürk, vinculado al movimiento religioso Gülen, que a partir de ahora sólo podrá emitir en la región del Mármara (Estambul y alrededores).

Kanaltürk, una de las muchas cadenas vinculadas a lo que en Turquía se conoce popularmente como la «Cemaat» («Comunidad») -contra la que el gobierno de Recep Tayyip Erdoğan mantiene una guerra abierta para frenar su influencia en el país- inició sus emisiones precisamente como una cadena regional hasta que en 2008 solicitó a RTÜK que sus emisiones tuvieran cobertura nacional; tras negársele la solicitud, la televisión recurrió a la vía judicial hasta que finalmente un tribunal administrativo de Ankara dictó a su favor en 2010, pese a que la decisión fue apelada por RTÜK; finalmente y tras otro dictamen en contra del Consejo de Estado, la emisora y las autoridades televisivas turcas llegaron a un acuerdo para que Kanaltürk pudiera emitir para todo el país, un acuerdo que habría sido cancelado unilateralmente el miércoles por la junta directiva de RTÜK, después de que los propietarios de la cadena no hubieran pagado los derechos de emisión nacionales.

La decisión, que supone un duro varapalo para la cadena y limitará seriamente tanto sus espectadores como sus ingresos por publicidad, supone un paso más en una serie de medidas contra televisiones vinculadas a este grupo religioso. RTÜK ha impuesto además recientemente fuertes sanciones contra otra cadena de noticias relacionada con Gülen, Samanyolu Haber TV, ordenando además la suspensión de alrededor de una veintena de sus programas.

Kanaltürk fue fundado en 2004 y adquirido en 2008 por Koza İpek Holding. Con una ideología nacionalista, se la relacionó con el principal partido de la oposición turca (el kemalista CHP), cuyo entonces líder Deniz Baykal confesó en 2008 haber transferido fuertes sumas de dinero a la cadena, que arrastraba importantes problemas financieros.

Redada policial contra varias empresas vinculada a Gülen

Por otro lado unidades del Departamento de Policía de Estambul especializas en crímenes financieros llevaban a cabo el jueves una redada contra varias empresas del Holding Kaynak, vinculado también al movimiento dirigido por el líder religioso Fethullah Gülen.

La redada, desarrollada durante primeras horas de la mañana en los barrios estambulitas de Bulgurlu (Üsküdar) y Mahmutbey (Bağcılar), culminó con la confiscación de numerosos documentos y ordenadores. Al parecer la operación se habría iniciado tras un chivatazo de uno de los gerentes del conglomerado empresarial, que agrupa un total de 23 empresas en áreas como educación, publicaciones, transportes, o tecnologías de la información, y tiene registrados cerca de 7.000 empleados con unos ingresos anuales próximos a los 500 millones de euros.