El fiscal pide cadena perpetua para la mujer acusada de matar a su marido por malos tratos

Semra Özata, de 60 años, está acusada de matar de 15 puñaladas a su marido, del que asegura que hubiera acabado matándola a ella. ‘’¿Van a ser siempre los hombres los que maten? Que sean las mujeres las que maten esta vez’’, declaró tras su detención.

La fiscalía de la ciudad de Ordu, en la costa norte de Turquía, anunció el miércoles que pedirá la cadena perpetua para Semra Özata, la mujer acusada de matar a su marido en mayo de 2016 supuestamente por que la maltrataba, según informó la prensa turca.

Özata, de 60 años de edad, saltó a los titulares de la prensa turca el año pasado por sus declaraciones a los periodistas de camino al tribunal, en las que afirmó que mató a su marido antes de que él la acabara matando a ella: “Grabadlo amigos, grabadlo. ¿Van a ser siempre los hombres los que maten? Que sean las mujeres las que maten esta vez. Él iba a asesinarme, pero yo lo hice primero. Lo siento por mi hija”, dijo entonces la mujer.

El crimen se habría producido al parecer durante una discusión que Özata y su marido de 75 años de edad, Recep Özata, mantuvieron en su vivienda en el distrito de Altınordu de la provincia de Ordu; de acuerdo a la reconstrucción de los hechos presentada por el fiscal, la mujer rompió una jarra de cristal sobre la cabeza del hombre, y posteriormente le asestó 15 cuchilladas que acabaron con su vida.

Tras el asesinato Özata y su hija de 20 años, fruto un matrimonio anterior y que está acusada de ayudar a su madre en el crimen, llamaron a la policía y se entregaron. Posteriormente ambas ingresaron en prisión preventiva por orden del tribunal a la espera del juicio.

El miércoles ambas comparecieron ante la Corte de Crímenes Graves nº 2 de Ordu acusadas del cargo de “asesinato deliberado de un pariente próximo”. Semra Özata alegó en su defensa que su marido siempre se había comportado de forma violenta con ella y negó cualquier responsabilidad de su hija, asegurando que cometió el crimen por sí sola y que, de no haber asesinado a su marido, éste habría terminado por matarla a ella.

Por su parte su hija rechazó los cargos presentados contra ella por la fiscalía y reiteró la versión ofrecida por su madre, diciendo que sólo ella había participado en el crimen. El tribunal ha ordenado por ahora que ambas mujeres sean sometidas a un examen por expertos del Instituto de Medicina Forense de Estambul para determinar su estado mental. La próxima sesión del juicio tendrá lugar en agosto, según indicó la agencia de noticias turca Doğan.